«Estoy acostumbrado a trabajar duro y adaptarme a lo que diga el técnico»

Pucko recoge una bufanda del Real Oviedo con la que posó durante la presentación. /  PIÑA
Pucko recoge una bufanda del Real Oviedo con la que posó durante la presentación. / PIÑA

Matej Pucko conoce el idioma de su etapa en Osasuna y eso, asegura el último fichaje oviedista, facilitará su integración al grupo

R. J. GARCÍA OVIEDO.

El último fichaje del Real Oviedo, el esloveno Matej Pucko, mostró ayer en el transcurso de su prensentación oficial su ilusión por jugar en el conjunto azul y transmitió que todo lo que ha visto hasta el momento en la entidad le da «buenas sensaciones».

El nuevo jugador del conjunto ovetense realizó una declaración de intenciones clara sobre lo que espera aportar al equipo, ya que dijo que es «un jugador acostumbrado a trabajar duro» y adaptarse a lo que le pida el entrenador en cualquiera de las bandas.

El extremo de 23 años tendrá más fácil su adaptación al equipo oviedista de lo que le ocurrió en Osasuna, ya que, entre otras cosas no tendrá la barrera del idioma. En este sentido, Pucko comenzó la rueda de prensa disculpándose por su castellano, pero no tuvo problemas para entender y responder todas las preguntas que se le hicieron.

Una de las notas predominantes a lo largo de toda la presentación fue su «enorme satisfacción» por llegar al Real Oviedo. El jugador dijo que «ahora estoy aquí, en un gran club y con ilusión». Además, explicó que en el poco tiempo que lleva en laciudad y en el equipo sus primeras impresiones son que hay «una buena organización. Llevo dos días y la ciudad es muy buena, la gente es perfecta, y no hay ninguna mala palabra».

Su objetivo ahora es tratar de convencer al entrenador para que cuente con él lo más posible y para ello comentó que «jugaré día tras día, partido a partido y en cada entrenamiento y luego veremos que pasa».

En varias ocasiones hizo hincapié en que lo que se ha encontrado en el nuevo club y con sus compañeros es «un gran ambiente y todo aquí es perfecto».

Respecto a su estado de forma, al llegar de estar sin equipo desde el pasado 30 de junio, comentó que en este tiempo venía entrenando cinco días a la semana», pero reconoció que aún necesita el trabajo junto con el equipo: «Me falta mucho, balón, trabajo con los compañeros y un entrenador».

En resumen, el jugador no ahorró elogios para su nuevo equipo: «El Real Oviedo es un gran club y estoy muy feliz de estar aquí».

El ex jugador del Osasuna, entre otros conjuntos, evidenció un buen estado físico en los entrenamientos en los que participó con el equipo y dejó muestras de una evidente velocidad y fuerza que, en ocasiones, le ha permitido jugar como carrilero.

El encargado de presentar al nuevo jugador azul fue el responsable de relaciones institucionales del club, César Martín, que lo primero que hizo fue agradecer al extremo esloveno su «buena predisposición» a aceptar la oferta del conjunto ovetense. Además, dejó claro que se trata de un futbolista «joven y con proyección».

César Martín alabó las características del nuevo efectivo que se pone a las órdenes de Anquela, del que dijo que «su posición habitual es extremo» y también explicó que «el año pasado jugó mas por la derecha, pero tiene habilidad para jugar por la otra banda y para adaptarse tambien como delantero».

En definitiva, lo que el club espera que aporte Pucko es «velocidad, intensidad, desborde y su facilidad para ver la portería contraria», dijo César Martín.

El nuevo futbolista competirá con Susaeta, Saúl Berjón, Jorge Ortiz y Aarón Ñíguez por hacerse con uno de los puestos en las bandas del equipo de Juan Antonio Anquela, que busca para esa posición la verticalidad como una de las virtudes fundamentales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos