Un adversario con aires renovados para evaluar al conjunto azul a domicilio

El exoviedista Owona, a la izquierda mientras saluda a Perone, es uno de los refuerzos del Almería para el nuevo curso.
El exoviedista Owona, a la izquierda mientras saluda a Perone, es uno de los refuerzos del Almería para el nuevo curso. / LFP

El Almería, que despegó el pasado curso con la llegada de Ramis a su banquillo, ha cerrado doce refuerzos para tratar de evitar los apuros de años previos

I. Á. OVIEDO.

El primer escollo a domicilio de Anquela al frente del Real Oviedo será el Almería, un conjunto que ha optado por emprender una metamorfosis en el mercado después de que en las dos últimas campañas eludiese el descenso sobre la bocina pese a comenzar los campeonatos ligueros con la mirada puesta en la parte alta de la tabla. Los andaluces han cerrado durante este período estival once refuerzos, con el propósito de prolongar la inercia positiva conseguida con la llegada de Luis Miguel Ramis a su banquillo.

El entrenador catalán asumió las riendas del cuadro andaluz con el equipo ubicado en la penúltima plaza de la clasificación y logró reflotarlo para celebrar una agónica permanencia gracias a un balance de siete triunfos, cinco derrotas y un empate en sus trece duelos dirigidos la pasada campaña. Para evitar volver a vivir esos apuros, el club apostó por un proceso de cambio en su plantilla con varios jugadores que ya habían estado a las órdenes del técnico tarraconense en la cantera madridista para facilitar la adaptación a sus estilo de juego.

Con la participación de media docena de refuerzos ante el Nástic, los almerienses pusieron fin el pasado domingo a una racha de siete años sin lograr el triunfo en el estreno liguero. La victoria la firmó un gol a la media hora de juego de uno de sus fichajes, el ariete Pablo Caballero, obligado a recoger el testigo anotador de Quique junto al canterano sevillista Juan Muñoz, que no estará disponible para Ramis para recibir al Real Oviedo por lesión. Dejó de acompañarle en la enfermería Javi Álamo, que ayer recibió el alta médica y podrá enfrentarse a los azules si Ramis lo estima oportuno.

«Ha hecho una plantilla muy equilibrada», señaló ayer Anquela acerca de un conjunto al que ha llegado este verano el exoviedista Owona, que volverá a compartir vestuario como en el Carlos Tartiere con Nano, dueño del carril izquierdo de la zaga almeriense.

Fotos

Vídeos