«La afición nos contagia sus ganas para este duelo»

Miguel Linares, posa para EL COMERCIO, en El Requexón. /  ELOY ALONSO
Miguel Linares, posa para EL COMERCIO, en El Requexón. / ELOY ALONSO

Miguel Linares, capitán oviedista, asegura que las sensaciones del equipo ante el derbi «son muy buenas»

RAMÓN JULIO GARCÍA OVIEDO.

El delantero Miguel Linares marcó dos goles al Sporting B en su primer partido oficial con la camiseta del Real Oviedo. Las cosas han cambiado tanto para el ariete de Fuentes de Ebro, como para el equipo azul, ya que tres temporadas después tendrá la oportunidad mañana de disputar su primer derbi, un partido en el que ejercerá como capitán azul.

Cuando inicia su cuarta temporada en el conjunto oviedista ya sabe al tipo de partido que se enfrentan. «Se podría asemejar a una final de un 'play off' de ascenso, pero con más sentimiento de por medio». Es precisamente ese componente sentimental el que adereza el encuentro. Linares promete «máximo esfuerzo» para dar una alegría a la afición. «Nos vamos a dejar la vida en cada jugada para que la vuelta la hagan orgullosos del equipo», apunta.

La mejor receta para la resaca de la eliminación de la Copa del Rey es tener mañana «un partido tan especial» como es el que tienen ante el Sporting. «No podemos perder un segundo pensando en la Copa», añade el delantero aragonés.

Aunque nunca ha disputado uno, el capitán azul sabe de la importancia del encuentro de mañana para los suyos. «Para la afición del Real Oviedo y a nivel nacional creo que es uno de los partidos importantes», subraya. Recuerda que hace muchos años que no se juega y por ello cree que sus aficionados «tienen muchas ganas y nosotros estamos deseando que llegue el momento para que se sientan orgullosos del equipo y dar el máximo».

Aunque el equipo tuvo partido el miércoles, la semana en la calle se vive de otra forma distinta y eso les llega a los jugadores: «La gente te anima y te dice las ganas que tenían ellos. Todas eso nos lo transmiten a nosotros para ponerlo en el campo», explicó el delantero.

Sin embargo, también alerta Linares sobre el riesgo de un exceso de motivación y por ello cree que en el campo tienen que intentar «abstraernos del ambiente». «Sabemos que vamos a estar arropados también, tenemos que pelear cada jugada como hacemos cada partido, ir al máximo e intentar olvidarnos del entorno y hacer lo que sabemos hacer», prosigue.

El delantero es consciente de la entidad del rival, que lleva siete puntos, pero prefiere centrarse en lo propio. «Nuestras sensaciones son muy buenas», afirma. Además destaca que el Real Oviedo sufrió una «injusta» derrota ante el Rayo» y en los otros dos partidos, sobre todo ante el Reus, «hemos demostrado tener un buen bloque y por esa razón somos un rival difícil de batir».

En cualquier caso sabe que los sentimientos son «especiales» para sus aficionados, después de tanto tiempo y más con lo que ha pasado el Real Oviedo lejos del fútbol profesional y cerca de la desaparición. «Estamos hablando del máximo rival del Real Oviedo, es especial, pero no dejan de ser tres puntos», concluyó.

Fotos

Vídeos