REAL OVIEDO

Real Oviedo | Anquela activa el cuentakilómetros

Los jugadores oviedista que iniciaron la pretemporada, durante la fase inicial del primer entrenamiento del día./ÁLEX PIÑA
Los jugadores oviedista que iniciaron la pretemporada, durante la fase inicial del primer entrenamiento del día. / ÁLEX PIÑA

El preparador físico Marcos Marcén cogió la batuta en el inicio de la puesta a punto en El Requexón El jienense se estrena al mando del Real Oviedo con una doble sesión con 23 jugadores

IVÁN ÁLVAREZOVIEDO.

Ansiosos por volver a entrar en contacto con el balón, los futbolistas del Real Oviedo terminaron los análisis médicos con una celeridad que adelantó unos minutos el inicio de la hora prefijada para comenzar el primer entrenamiento de la pretemporada. Los motores de las máquinas sobre el verde rompían el silencio para mimar el césped antes de que los veintitrés jugadores y el nuevo cuerpo técnico del conjunto azul saliesen por la puerta de los vestuarios.

En la puesta en escena de Anquela en El Requexón, el decorado lo formaba un cielo gris, plomizo e icónicamente asturiano con la amenaza de la lluvia en contraposición al sofocante sol que dominaba ayer el horizonte de su provincia natal con temperaturas por encima de los treinta grados. El entrenador jienese lució por primera vez el escudo del Real Oviedo sobre su pecho frente a un reducido grupo de aficionados que le vieron caminar silencioso tras sus futbolistas, enfundados en una elegante indumentaria de color azul oscuro, antes de posar para la tradicional foto junto a sus ayudantes.

El sonido de las cámaras para capturar esa instantánea así como la de los nueve jugadores del filial solos y también mezclados con el primer equipo dio paso a una breve charla del preparador físico Marcos Marcén, que ejerció como pistoletazo de salida a la puesta a punto del conjunto azul. El joven técnico aragonés cogió la batuta y dirigió la sesión matinal de forma paciente, con mimo para explicar de forma pormenorizada todos los ejercicios a desarrollar en la primera toma de contacto después de un mes de vacaciones, ante la atenta mirada del secretario técnico Ángel Martín González y el delegado Dani Bautista.

Varela regresó al trabajo con sus compañeros tras dejar atrás su grave lesión

Los integrantes del vestuario azul cambiaron la arena de las playas frecuentadas en las últimas semanas de asueto por el césped. Se volvieron a calzar las botas y en el estreno de los nuevos modelos, ante la falta de roce, alguno recurrió a la herramienta ya conocida y pidió un cambio sobre la marcha, como el guardameta Juan Carlos, que lo efectuó al inicio de la sesión a instancias del encargado de material Silvino Aparicio.

Más noticias

Varela regresó al grupo tras superar la grave lesión en la rodilla sufrida en Lugo el pasado 16 de abril y trabajó con normalidad en una sesión en la que Anquela delegó responsabilidades en sus ayudantes y sirvió como estreno en El Requexón de los nuevos refuerzos Carlos Hernández y Ramón Folch. La tercera incorporación para la nueva temporada, Aarón Ñíguez, se incorporará al grupo el próximo lunes, ya que al disputar el pasado 'play off' de ascenso cuenta con un permiso del club para prolongar sus vacaciones como Michu y Erice, los otros ausentes ayer.

La voz con acento argentino del técnico auxiliar Dani Mayo fue la más escuchada en la parte final del entrenamiento matinal para reclamar intensidad en los ejercicios con balón. Idéntica demanda a la formulada en horario vespertino por Anquela. Ya con más público, aparcó la calma que imprimió a sus actos en la primera sesión para poner el foco en la presión y jalear a sus nuevos futbolistas cada vez que se exprimían en cada robo de balón que se produjo en un entrenamiento adelantado una hora en su comienzo respecto al plan inicial, como sucederá con el resto de la semana. El jienense ya ha activado el cuentakilómetros para que los azules acumulen rodaje y lleguen preparados al estreno liguero en agosto.

Fotos

Vídeos