Real Oviedo

Real Oviedo | Anquela afina con la tecla de los tres centrales

Forlín, durante un entrenamiento en El Requexón./ELOY ALONSO
Forlín, durante un entrenamiento en El Requexón. / ELOY ALONSO

El descanso del partido ante el Lugo fue el punto de inflexión del conjunto azul, con un nuevo dibujo que se ha asentado en el equipo

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

Juan Antonio Anquela llegó al Real Oviedo con una idea clara de juego: el 4-4-2 que habitualmente había utilizado en todos sus equipos anteriores. Sin embargo, también apuntó en varias ocasiones que no se iba a empecinar en un sistema si no funcionaba.

El técnico del conjunto azul demostró con hechos sus palabras y en el cambio del sistema de juego está una de las claves de la reacción del equipo en las últimas jornadas. Si hay que buscar un punto de inflexión en el devenir del conjunto ovetense, ese es el partido ante el Lugo.

Más noticias

En el encuentro ante el equipo lucense, el Real Oviedo comenzó mal y despachó una de las peores partes de lo que va de temporada. Los azules se fueron al descanso con un 0-1 adverso, tras dejar unas muy malas sensaciones. Tras el paso por los vestuarios el equipo fue otro y así se mantiene hasta ahora, con la salvedad del encuentro ante el Valladolid.

En la semana previa al partido ante el Lugo, Anquela ensayó con defensa de tres centrales, pero el equipo comenzó el partido con dos, con Forlín por delante de ellos. Sin embargo, a los once minutos, los gallegos se adelantaron en el marcador y en ese momento Anquela cambió el dibujo de los suyos. Forlín pasó a ser el tercer central, tal como se había probado durante la semana. El cambio no hizo que las sensaciones del equipo mejoraran. Los gallegos mantuvieron su dominio y estuvieron a punto de aumentar su cuenta en un par de ocasiones.

El verdadero cambio llegó tras el paso por el vestuario. La clave estuvo en que los laterales Diegui Johannesson, por la derecha, y Mossa, por la izquierda, adelantaron su posición al centro del campo, como carrileros, y empujaron hacia arriba a los centrocampistas de banda, Aarón Ñíguez y Saúl Berjón, que eran prácticamente delanteros.

Con el nuevo sistema, los azules arrollaron al Lugo, que, pese a ponerse 2-2, estuvo a merced de un rival que había encontrado el camino que le ha llevado a conseguir los mejores resultados de la temporada y la racha de siete victorias en ocho partidos, cinco de ellas consecutivas.

Desde entonces, Anquela solo ha cambiado el sistema por obligación, como en Sevilla, cuando se quedó con un jugador menos. Una de las cuestiones que insiste en explicar reiteradamente el entrenador es que el nuevo sistema no es de cinco defensas, es de tres, y que los delanteros del equipo son tres, ya que los centrocampistas de las bandas actúan de extremos, en una posición muy adelantada y son jugadores con clara vocación de sumarse al ataque.

Ahora, todo apunta a que el técnico va a mantener esa forma de jugar y, salvo que la disponibilidad de jugadores sea otra, seguirá así.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos