Anquela bucea en su plantilla para encontrar al relevo de Fabbrini

Anquela.
Anquela. / ELOY ALONSO

«La lesión nos ha condicionado y tenemos que buscar soluciones», sostiene Anquela, que señala que «es muy difícil» hallar ese perfil en el mercado

I. ÁLVAREZ OVIEDO.

El primer obstáculo de Anquela en su etapa al frente del Real Oviedo ha llegado en forma de grave lesión. En su quinto día como jugador azul, Diego Fabbrini enfiló dolorido el camino de los vestuarios antes de la conclusión del entrenamiento y los peores pronósticos se confirmaron con el diagnóstico de la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda.

«La lesión de Fabbrini nos ha condicionado y tenemos que buscar soluciones. Creo que las encontraremos porque hay gente que tiene buena actitud», expresó el técnico jienense, que desde la baja del mediapunta italiano ha empleado a cuatro jugadores diferentes por detrás del delantero en 180 minutos de juego en busca de su relevo. El pasado sábado en Torrelavega hizo debutar al húngaro Hidi en esa demarcación y tras el descanso situó ahí a los canteranos Edu Cortina y Asier.

«Siempre he jugado con un punta y un segundo punta», recordó Anquela, que reconoció que el club había encontrado con Fabbrini «un futbolista a medida» para su planteamiento de juego. Consciente de que «es muy difícil» repetir esa maniobra en el mercado, el técnico jienense explora alternativas en su plantilla en los amistosos, aunque consciente de que se acentúa la proximidad con el inicio liguero.

«Ya mismo está aquí. Cuando empiece el baile hay que estar preparado para que no te pisen mucho», expuso el técnico azul, abierto a la variante táctica en caso de no encontrar la figura que sirva de enlace entre la medular y el frente de ataque para enriquecer una productividad ofensiva por el momento escasa. «No me voy a encasillar en querer seguir jugando así si no tengo a ese hombre que pueda hacer esa labor», indicó el experimentado preparador, que ya testó la alternativa de emplear a dos delanteros con Linares y Toché compartiendo frente de ataque.

Esa opción fue la que puso en liza el pasado jueves ante el Deportivo, aunque parece reservada a los encuentros en el Carlos Tartiere, según deslizó el andaluz, que recordó que «hay que intentar conseguir el equilibrio». Sin rastro de preocupación porque su equipo no se esté mostrando muy prolífico en el apartado goleador y satisfecho por la identidad en el juego sobre el césped, Anquela reafirmó la idea de complementar su plantilla con las perlas de la cantera. «Estos chavales nos pueden echar una mano en momentos puntuales», expresó tras elogiar el nivel y la actitud de los jugadores del filial que están a sus órdenes.

Fotos

Vídeos