Anquela se ve obligado a buscar nuevas soluciones

Aaron Ñíguez está lejos de su mejor versión. / H. ÁLVAREZ
Aaron Ñíguez está lejos de su mejor versión. / H. ÁLVAREZ

El mal encuentro ante el Valladolid abre la puerta a la vuelta al sistema con tres centrales que dio los mejores resultados de la temporada

R. J. GARCÍA OVIEDO.

Las derrotas suelen hacer que se cuestione todo y, si como le sucedió al Real Oviedo el pasado viernes, están acompañadas de una mala imagen, mucho más. Por ello, una de las tareas de Anquela esta semana será plantearse si mantiene el sistema con cuatro defensas o recupera el de los tres centrales que le ha dado los mejores resultados de la temporada.

En este sentido, el técnico azul tiene un problema añadido para volver al planteamiento con tres centrales, ya que en Soria no podrá contar con el argentino Forlín por sanción, lo que le deja sin el futbolista que mejor se adapta a la posición de libre para volver al dibujo de la mejor fase de la temporada.

Algo en lo que insiste siempre el entrenador es en adaptarse a los jugadores con los que cuenta y a sus momentos de forma. Eso le limita con la ausencia de Forlín para volver a los tres centrales. La solución que tendría en ese caso pasaría por devolver a Christian Fernández a la posición de central zurdo, manteniendo a Carlos Hernández en el derecho, mientras que entraría como libre Verdés, que ha aparecido en las últimas convocatorias y está completamente recuperado de las molestias que arrastró hace algunas jornadas.

La vuelta a los tres centrales podría hacer al técnico recuperar para el once a dos jugadores como Diegui Johannesson y Mossa que durante algunas fases del campeonato fueron decisivos y ahora suelen ser el primer recurso para el técnico saliendo desde el banquillo. Ambos volverían a ser carrileros de largo recorrido para ayudar desde la banda tanto en el juego de ataque como labores defensivas.

Además, ese cambio significaría la salida del equipo de uno de los centrocampistas ofensivos, Aarón Ñíguez, Fabbrini o Saúl Berjón. El que más opciones tendría de quedarse en el banquillo es Aarón Ñíguez, que tras unas semanas con problemas físicos está lejos de su mejor versión. Esta decisión mandaría a Fabbrini a la banda derecha, en la que disputó varios encuentros.

Sin cambiar el dibujo, el técnico también se puede plantear cambios de jugadores, además del obligado de dar entrada a Mossa en el lateral izquierdo para que Christian Fernández sea central izquierdo, que parece la solución más lógica para sustituir a Forlín.

Los otros cambios en el 1-4-2-3-1 podrían afectar al doble pivote, donde podría volver Rocha, tras las últimas jornadas en la que Mariga se hizo con su puesto. En la línea de tres el técnico parece que solo tiene un jugador inamovible, Saúl Berjón. Lo que puede intentar el técnico es refrescar la derecha, introduciendo a Diegui Johannesson o Yeboah por Aarón Ñíguez. También cabría esperar que Fabbrini volviera al costado y entrara en el equipo Linares para jugar como segundo delantero y tratar de que Toché no esté tan desasistido como en los últimos encuentros.

En cualquier caso habrá que esperar el desarrollo de la semana y, sobre todo, el partidillo frente al filial que el técnico dispone habitualmente los jueves.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos