Anquela fue vehemente en la previa y el más tranquilo al final

Anquela fue vehemente en la previa y el más tranquilo al final

R. J. G. OVIEDO.

Las últimas horas previas al derbi y las posteriores fueron de gran intensidad, pero con un denominador común: el mensaje claro y conciso de Anquela. El técnico del Real Oviedo, en la charla previa a salir al campo, insistió en su idea: «Atrás, riesgo cero. Si hay que pegar un patadón para adelante, lo pegamos». Y arengó a los jugadores. «Lo que no podemos es dejar de presionar, que no salgan de su campo. Si llevamos el balón a una esquina de allí, no salen porque hay once lobos que muerden», se le escuchó.

Más Real Oviedo

Durante el recorrido en el autocar hacia el hotel, las caras de ilusión, emoción y sorpresa de los jugadores con la despedida que les dieron los aficionados, junto con los cánticos que entonaron, en los que no faltó el 'Volveremos', de Melendi dieron buena cuenta del día tan especial vivido por el equipo.

Al final del encuentro, entre gritos de «¡Mossa, Messi!» y la celebración por el triunfo ante el Sporting, Anquela puso los pies de todos en la tierra y y se puso a pensar en el siguiente partido: «Disfrutarlo porque hay que disfrutar, pero son tres puntos nada más y el sábado tenemos otra batalla de tres pares de cojones». Y añadió: «Vamos a ser humildes. Hay que ser inteligentes. Es muy difícil saber ganar y vosotros sabéis ganar y sabéis perder».

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos