Real Oviedo | Anquela: «Mi único objetivo es salir de Cádiz vivo»

Anquela charla en El Requexón con el secretario técnico oviedista, Ángel Martín González./ELOY ALONSO
Anquela charla en El Requexón con el secretario técnico oviedista, Ángel Martín González. / ELOY ALONSO

Anquela señala que «el fútbol es un estado de alerta permanente» y elude hablar de metas

IVÁN ÁLVAREZOVIEDO.

Ni en lo recién recorrido ni en la meta. Juan Antonio Anquela siempre fija su mirada en la etapa inminente para el Real Oviedo en la larga travesía de Segunda División. El duelo de mañana en Cádiz, en el que se dirime quien ocupará la segunda plaza de la clasificación al final de la jornada, es para él uno de sus puntos con una relevancia capital, pero solamente debido a su inmediatez, ya que desde su punto de vista «el fútbol es un estado de alerta permanente» en el que «como te relajes un poquito, lo pagas».

El entrenador oviedista rechazó de plano calificar el duelo como un gran paso hacia una meta que elude fijar y recordó que se guía por un planteamiento «semana a semana». «¿Cuál es el objetivo? Mi único objetivo es salir de Cádiz vivo», expresó vehemente el técnico jienense, que hizo referencia al presupuesto respecto a la obligación de luchar por el ascenso para apostillar que «nuestro objetivo es ganar en Cádiz como intentamos en todos los campos, con un gran respeto hacia el rival».

Más Real Oviedo

Seguro de que el campeonato liguero «va a ser largo y duro», rescató ayer una proclama arraigada en Alcorcón, la catapulta en su trayectoria en los banquillos, sobre la necesidad de luchar «hasta el último minuto del partido». «Si un equipo está preparado para eso, al final las cosas le saldrán bien», apostilló sobre la condición imprescindible para vivir un buen desenlace de temporada, siempre desde la humildad. «Esto es Segunda División y el Oviedo no es superior a nadie. Lo que es evidente es que tampoco somos inferiores», expresó el técnico andaluz, que recordó la importancia de «estar muy concentrados» mañana ante «un equipo impresionante». Un rival que sigue «la misma línea» de la pasada campaña, en la que se quedó a las puertas de la final de la 'play off' de ascenso, y que reúne más peligros que la impactante velocidad de sus vertiginosos extremos.

«Tiene muchos más argumentos. El Cádiz sabe lo que quiere, nunca desespera, espera su momento y luego tiene calidad en todos las partes del campo para ganar un partido», analizó el técnico del conjunto carbayón, que confía en que el estilo de juego azul se imponga sobre el césped del Carranza y en que su equipo haya dado carpetazo al derbi. «El domingo hicimos un buen partido ante un buen rival, el resultado se dio como todos queríamos, pero nos dieron tres puntos nada más», indicó sobre una victoria de la que se lleva «las caras» de satisfacción de la afición oviedista. «Le hemos dado una alegría y a ver si somos capaces de darle alguna más», afirmó el jienense, orgulloso por la unión del vestuario que dirige.

«Hablo con todos y los trato a todos de la misma manera, aunque es evidente que luego tengo que decidir el que juega y el que no juega», confesó el técnico, que se afana en concienciar a sus jugadores de la trascendencia de ese espíritu colectivo. «Si queremos llevar la nave a buen puerto tendremos que ir todos juntos, no vale ir uno para un lado y otro para otro», indicó sin obviar que resulta más sencillo decirlo que conseguirlo. «Sé que el fútbol es complicado, el futbolista es un ser egoísta por naturaleza, porque lo tiene que ser, y cuando no juega no está feliz», reconoció antes de apostillar esa importancia de «estar todos juntos».

Con los carbayones y gaditanos actualmente empatados a puntos, Anquela calificó el golaveraje particular como «una consecuencia» del duelo de mañana y no obvia que les podría aportar «otro premio más», aunque sin desviarse de su idea principal. «Pienso solo en el partido», remató.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos