Real Oviedo | Anquela le da vueltas a su pizarra en el antepenúltimo ensayo antes del duelo

Varela se retira de la sesión, acompañado por el fisioterapeuta Diego Suárez y el segundo entrenador azul, Juanjo Carretero. / ELOY ALONSO
Varela se retira de la sesión, acompañado por el fisioterapeuta Diego Suárez y el segundo entrenador azul, Juanjo Carretero. / ELOY ALONSO

El técnico jienense alternó la zaga de tres centrales con la de cuatro efectivos en una sesión que no completaron ni Varela ni Ramón Folch

I. Á. OVIEDO.

En el antepenúltimo ensayo previo al encuentro de este domingo ante el Lorca, Juan Antonio Anquela siguió explorando las profundidas de su pizarra. El técnico andaluz, reacio a los cambios cuando el equipo encadena buenos resultados, pero sin atrincherarse en el encorsetamiento táctico cuando se ve perjudicado por las bajas y no le acompañan las victorias, se prepara para amoldarse a los distintos escenarios que puedan marcar el duelo que asoma en el horizonte de su equipo.

Desde el miércoles, el entrenador jienense ha pulido los automatismos para preparar el regreso a una zaga de tres centrales, aunque ayer alternó el ensayo con ese dibujo con varios ejercicios en los que ordenó a su retaguardia con cuatro componentes custodiando al cancerbero. Ejerciendo labores ofensivas se resintió uno de los zagueros, Varela.

Acompañado por el fisioterapeuta azul Diego Suárez, el lateral granadino dejó el césped con molestias en su pierna izquierda durante la primera mitad de la sesión. En el tramo final, el preparador oviedista dividió a sus jugadores para completar un partidillo con diferentes esquemas por la ausencia de Ramón Folch, que enfiló el camino hacia los vestuarios en una medida que parece responder a simple precaución ante la elevada carga de minutos que acumula el pivote de Reus esta temporada.

El conjunto formado por Alfonso Herrero; Cotugno, Forlín, Christian Fernández; Diegui Johannesson, Mariga, Hidi, Mossa; Yeboah, Linares y Fabbrini se enfrentó al compuesto por Juan Carlos; Viti, Carlos Hernández, Verdés, Valentini, Pucko; Aarón Ñíguez, Rocha, Saúl Berjón; Toché y Olmes García. Con pocas oportunidades de peligro fabricadas, en varios ocasiones el entrenador oviedista detuvo el juego para corregir varios aspectos tácticos respecto a la cohesión de las líneas. «El equipo está partido», repitió enfurecido en uno de esos parones para perfilar el funcionamiento colectivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos