Real Oviedo | Anquela prepara de nuevo el dibujo de tres centrales y dos carrileros

Toché conduce el balón durante el entrenamiento en El Requexón./ELOY ALONSO
Toché conduce el balón durante el entrenamiento en El Requexón. / ELOY ALONSO

El técnico busca soluciones ante la mala imagen de las últimas jornadas y pondrá en liza el sistema que le ha dado mejores resultados

R. J. GARCÍAOVIEDO.

Cuando las cosas funcionan, en el fútbol hay una máxima que propone no tocarlas. Sin embargo, cuando los resultados no acompañan hay que buscar soluciones y Anquela, esta temporada, lo está haciendo.

La alineación que salte mañana al césped del Carlos Tartiere presentará nuevamente el dibujo que mejores resultados le ha dado al Real Oviedo a lo largo de la temporada: el 3-4-2-1. Además, habrá varias novedades en cuanto a nombres, pese a que el entrenador, Juan Antonio Anquela, no es muy dado a ofrecer pistas a los rivales.

Fiel a ello, Anquela no quiso profundizar ayer en lo que tiene previsto para el encuentro ante el Lorca y se limitó a decir que «estamos jugando de una manera que contempla cambiar cosas durante los partidos» y añadió que para él «la clave será la actitud y las ganas con las que salgamos al campo».

En la primera vuelta, en el encuentro ante el Lugo, el técnico cambio su dibujo favorito, el 4-4-1-1, para buscar soluciones al atasco en el juego. El cambio de dibujo trajo consigo los mejores resultados de la temporada, hasta que, una vuelta después, el Real Oviedo entró en una mala dinámica.

En los últimos encuentros, más allá de los resultados, el equipo azul perdió una de sus virtudes fundamentales, la contundencia defensiva, lo que ha provocado que en los entrenamientos de esta semana en El Requexón se volviera a ver la defensa con tres centrales y dos carrileros.

El pasado domingo en Soria, el equipo carbayón partió con un once que podía adaptarse a dos dibujos, pero el técnico mantuvo la defensa de cuatro, que no funcionó.

Más Real Oviedo

La vuelta de Forlín, tras cumplir sanción, es una de las claves para que el técnico vuelva a reforzar el centro de la zaga, con el argentino incrustado entre Carlos Hernández y Christian Fernández, lo que libera a Diegui Johannesson y Mossa para que se incorporen al ataque y tengan despejadas sus respectivas bandas. Ambos jugadores fueron claves en el equipo azul en los mejores momentos de la temporada, ya que se trata de futbolistas con velocidad y de ida y vuelta que generan problemas a los equipos contrarios con sus incorporaciones al ataque, sin descuidar las tareas defensivas.

Además, el técnico podría realizar otras dos modificaciones en el equipo, ya que tanto Rocha como Linares podrían volver al once azul ante el Lorca.

En el caso de Rocha, tras tener protagonismo en la mejor etapa del equipo, se cayó del once para que entrara el keniano Mariga, que se mantuvo en el once en las cuatro últimas jornadas. El extremeño, que ha sido titular en 24 partidos esta temporada, podría volver a formar pareja con Folch en el centro del campo.

La otra novedad que podría plantear el técnico para el encuentro de mañana es la vuelta al once de Linares, en detrimento de Toché, que en las últimas jornadas no está teniendo acierto cara al gol y, por ello, Anquela podría darle descanso.

La principal duda en caso de que se confirme el cambio de sistema es conocer quién estaría en la zona de ataque junto a Saúl Berjón, que es imprescindible en el juego del equipo. Cuentan con opciones Aarón Ñíguez y Fabbrini. Vistos los últimos encuentros, el italiano podría partir con ventaja, ya que su tendencia es la de irse al centro, lo que liberaría la banda para las subidas de Diegui.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos