Real Oviedo

Real Oviedo | Anquela recoloca el esqueleto oviedista

Real Oviedo | Anquela recoloca el esqueleto oviedista

El técnico azul consolida las bases del equipo a pesar de las lesiones de varios puntales | Seis de los titulares de la última jornada no estuvieron en la alineación del estreno liguero ante el Rayo

Iván Álvarez
IVÁN ÁLVAREZOviedo.

El Real Oviedo se ha embalado hasta situarse en la frontera del 'play off'. Disipadas las sombras a domicilio con el triunfo en Lorca, el conjunto carbayón mostró su carácter aguerrido en un encharcado terreno de juego para superar a Osasuna y encadenar su tercera victoria, que afianza la propuesta de Juan Antonio Anquela.

Con esa complicidad siempre necesaria de los resultados, el entrenador jienense implanta las bases del equipo que busca pese a las trabas surgidas en el camino. Forzado a la continua búsqueda de alternativas, el técnico oviedista ha encontrado la regularidad con un nuevo dispositivo táctico al que se han aclimatado sus jugadores pese al trasiego en las alineaciones que han propiciado los infortunios físicos. «Tenemos que jugar con los 23 y saber lo que queremos, que es competir», proclamó el andaluz, poniendo el acento en la necesidad de aprovechar el fondo de armario, inconformista incluso en el paladeo del dulce sabor de la victoria, a la que se ha adherido cuando se aproxima el ecuador del campeonato sin atornillarse a su idea preconcebida.

El pasado domingo, Anquela volvió a poner en liza a los mismos once jugadores que habían contribuido a cosechar desde el primer minuto los tres puntos en la jornada previa sobre el césped del Artés Carrasco. La continuidad en la formación inicial premiaba el buen rendimiento del equipo en las últimas semanas, con el asentamiento de varios jugadores que comenzaron la temporada alejados del foco y ahora se han afianzado en los planes del jienense, potenciados por el nuevo escenario táctico y la inercia de resultados.

Más Real Oviedo

Hasta media docena de futbolistas azules que no formaron la primera alineación oficial del conjunto carbayón esta temporada, en el estreno liguero que concluyó con derrota ante el Rayo Vallecano, lo hicieron el pasado domingo. Reflejo de su protagonismo creciente a medida que ha avanzado la competición y se ha articulado una renovada columna vertebral en el vestuario local del Carlos Tartiere, gran aliado en la escalada clasificatoria que están completando los oviedistas..

Al igual que a otros ausentes en la jornada inaugural que después se han vuelto indispensables como Carlos Hernández, Anquela ha abierto las puertas de la titularidad a varios de sus pupilos que no han desaprovechado la oportunidad brindada. El preparador jienense, curtido en mil y una batallas, atajó los crecientes murmullos en torno a la figura de Juan Carlos con un cambio en la portería.

Paciente para aguardar su momento, Alfonso Herrero ha entrado en el equipo con buen pie. Ha logrado un pleno de triunfos desde su estreno en Segunda División y solo ha recibido un gol, el anotado por Higinio a la salida de un córner la tarde de su bautismo en el Carlos Tartiere ante el Numancia. Desde entonces, ha puesto el cerrojo a su marco y ha contribuido al período de imbatibilidad más prolongado del conjunto carbayón esta temporada, merced a los 239 minutos que acumula sin ver perforada su portería.

Después de un debut más atareado, el cancerbero toledano apenas se vio inquietado en los dos últimos encuentros, gracias al buen funcionamiento de una zaga que ahora comanda desde su eje Juan Forlín. El defensor argentino, que aterrizó en El Requexón con el campeonato liguero ya iniciado, ha asumido galones de líder tras completar un proceso de adaptación en el que ha pasado de ejercer como hombre escoba en la medular sin excesivo brillo a destapar sus mejores virtudes de vuelta a la retaguardia. Una zona del terreno de juego en la que, como él mismo ha reconocido en más de una ocasión, se desenvuelve con mayor soltura fruto de su trayectoria formativa.

Las virtudes del argentino se han visto potenciadas con el viraje táctico introducido por Anquela, con el que también ha aumentado el protagonismo en campo contrario de Diegui Johannesson. El internacional islandés le ha ganado el pulso a Cotugno y se ha adueñado del carril diestro para explotar, al igual que Mossa, la profundidad de su flanco. Sin rastro de los problemas físicos que le alejaron del terreno de juego al comienzo de la temporada, el canterano incluso ha lucido el oportunismo en los metros finales derivado de su pasado deportivo como extremo. La demarcación desde la que asume el mando de las maniobras ofensivas Saúl Berjón, brújula de una vanguardia azul que no se ha resentido con las bajas de Toché y Aarón Ñíguez, suplida con la mejor versión de Yeboah.

El joven ghanés comienza a comprender que con su entrenador el talento como solista no es suficiente si se desentona en la parte coral y ha regresado con buen pie a las alineaciones, en las que hasta el momento siempre ha habido plaza para Saúl Berjón y Ramón Folch. El mediocentro de Reus se mantiene como el único que ha disputado todos los minutos ligueros, el hueso que vertebra un esqueleto oviedista abierto a la recolocación de su técnico.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos