«Apetece mucho este partido, este año cambiamos la dinámica fuera»

Integrantes de la Peña Oviedista de Barcelona durante el Torneo Interpeñas. / POB

Sergio Vázquez, presidente de la Peña Oviedista Barcelona, espera celebrar un triunfo azul en medio de la «complicada situación» que atraviesa Cataluña

I. Á. OVIEDO.

La fidelidad de la afición oviedista impide que su equipo se encuentre desarropado en cada partido que disputa y el de este domingo ante el filial del Barça no será una excepción. Desde el sorteo del itinerario del presente campeonato liguero, el segundo fin de semana de octubre es una fecha subrayada en el calendario de Sergio Vázquez, presidente de la Peña Oviedista Barcelona, presente en todos los choques de Cataluña y sus regiones fronterizas.

En días convulsos, de opiniones divididas y a menudo enfrentadas, el oviedismo ejerce como nexo de unión y desata la ilusión que desprende el proyecto encabezado desde el banquillo por Juan Antonio Anquela, que se estrena como técnico azul en la Ciudad Condal, escenario de debates por el contexto político que la envuelve. «Es un tema personal que cada uno afronta desde su pensamiento. La situación es complicada, está claro, pero nosotros somos apolíticos como peña», confiesa Sergio Vázquez, que el domingo estará en el Miniestadi para apoyar al conjunto carbayón con la esperanza de celebrar el primer triunfo a domicilio de la temporada.

Sin ningún temor a un posible aplazamiento, el domingo cogerá el metro tras una espicha a la que ayer ya habían confirmado su asistencia 97 personas que después pondrá rumbo al feudo del filial 'culé' con la esperanza de celebrar una victoria. «Apetece mucho este partido, este año cambiamos la dinámica fuera de casa», señala Sergio, nacido en Cataluña e hijo de padres asturianos, que sigue al conjunto carbayón desde la distancia con energías renovadas.

«Aunque estos partidos hemos bajado un poco el nivel, las sensaciones son distintas», indica el presidente de la peña en la Ciudad Condal, que recuerda que «incluso jugando mal como en Albacete pudimos haber ganado». Tres puntos que anhela celebrar este domingo, con el recelo por el difícil pronóstico ante la naturaleza del adversario. «Hay compañeros de la peña que vieron el partido Barça B y el Lugo. Esto de los filiales nunca se sabe. O tiene el día y te meten 4-0 o les ganas bien», señala antes de mostrar su fe en que su equipo imponga su mayor bagaje competitivo.

Fotos

Vídeos