Los azules suman un punto más que en años anteriores

Anquela, a la derecha, y el auxiliar Dani Mayo. / E. ALONSO
Anquela, a la derecha, y el auxiliar Dani Mayo. / E. ALONSO

El conjunto carbayón disputará en el Carlos Tartiere seis de los diez encuentros que quedan para el final de campaña

R. J. GARCÍA OVIEDO.

Las comparaciones suele decirse que son odiosas y, en el caso del Real Oviedo, a medida que se acerca el final de temporada, se suele recordar lo sucedido en los cursos precedentes, cuando acabó por caerse de los puestos de privilegio con muy mal rendimiento.

Para evitarlo, el conjunto ovetense cuenta este año con un aliado importante, el Carlos Tartiere, ya que será el escenario de seis de los diez encuentros que faltan para acabar la Liga.

Por el momento, el conjunto azul ya ha logrado mejorar a estas alturas el registro de puntos de las dos últimas temporadas. En concreto los de Anquela suman uno más que en las dos anteriores. No obstante, la posición en la clasificación es similar, con una tabla más apretada que en las precedentes.

Los azules suman ahora los mismos puntos (14) que a la misma altura de la primera vuelta y pueden mejorar ese registro en la próxima jornada ante el Alcorcón, ya que en la primera vuelta los ovetenses cayeron derrotados en Santo Domingo, en un encuentro tras el cual llegó la mejor serie de resultados de la temporada, con diez jornadas sin perder.

A los azules les queda por enfrentarse en su campo al Alcorcón, el Nástic, el Valladolid, el Sevilla Atlético, el Lorca y el Huesca. Lejos de su campo, los carbayones tendrán que visitar al Lugo, al Numancia, a Osasuna y a la Cultural Leonesa en su última salida de la temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos