Real Oviedo

Las dos caras del Real Oviedo

Anquela charla con los jugadores antes de iniciarse el entrenamiento de ayer en El Requexón. / ÁLEX PIÑA
Anquela charla con los jugadores antes de iniciarse el entrenamiento de ayer en El Requexón. / ÁLEX PIÑA

Una temporada más, los azules ofrecen un gran rendimiento como locales que, sin embargo, no son capaces de darle continuidad a domicilio

RAMÓN JULIO GARCÍA OVIEDO.

El Real Oviedo del pasado sábado ante el Numancia fue, probablemente, el mejor de lo que va de temporada. Algo que no sorprende, ya que el conjunto azul desde su regreso a Segunda está siendo un equipo bipolar. Poco se parece el que juega en el Carlos Tartiere con el que actúa a domicilio.

La canción es repetida una temporada más. El conjunto azul necesita ser el mismo a domicilio que como local para crecer en la competición. Es una asignatura pendiente, que ayer mismo, en la charla previa al entrenamiento del equipo, fue uno de los asuntos que el entrenador trasladó a sus jugadores. Buena parte del éxito de Anquela esta temporada pasará porque sea capaz de revertir la situación a domicilio, donde el equipo, salvo la victoria 'in extremis' ante en Tarragona, solo sumó los empates en Almería, Gijón y frente el Barcelona B.

El próximo sábado los oviedistas visitarán al Lorca que, aunque está en la zona baja de la clasificación, está teniendo buenos resultados como local, donde logra la mayoría de los puntos.

Más Real Oviedo

El pasado sábado los de Anquela estrenaron de inicio el sistema con tres centrales y dos carrileros, que hasta ahora solo había sido un recurso en algunos momentos de los partidos disputados desde hace cuatro jornadas, cuando sirvió para remontar ante el Lugo.

Sin embargo, más allá de sistemas, a los que Anquela resta importancia con frecuencia, o de las ausencias, que siguen siendo muchas y de jugadores importantes, como Toché, los oviedistas están mostrando una fiabilidad en su estadio que les está permitiendo mantener el pulso a los equipos de la zona alta.

En muchas ocasiones, sin ir más lejos el pasado sábado, el entrenador destacó lo importante que para el equipo es el apoyo que recibe desde la grada, pero no parece que sea el único motivo para que los azules sean hasta ahora el cuarto mejor equipo como local.

Es cierto que en la actual temporada, con la puesta en marcha del Fondo Norte, la animación en el estadio ha mejorado sensiblemente y en especial en los momentos más críticos para el equipo, donde el respaldo suele ser mayoritario.

Los ovetenses suman 17 puntos, los mismos que suma el Granada tras ganar ayer al líder, Huesca que es el mejor local con 20 puntos. Además, el Numancia que el sábado cayó en el Carlos Tartiere suma 18.

Tras el tropiezo inicial ante el Rayo Vallecano, los carbayones no volvieron a perder ante sus aficionados y salvo los dos empates cedidos ante el Zaragoza y Tenerife, cuenta el resto de encuentros por victorias.

El equipo ovetense en el Carlos Tartiere es un conjunto atrevido y con eficacia goleadora, suma 17 goles, solo superado como máximo anotador como local por el Valladolid. Es cierto, que la seguridad defensiva no es el fuerte de los de Anquela, que también reciben goles con facilidad y ya han encajado nueve.

Los azules en su campo han sido capaces de sobrevivir a ausencias de jugadores muy importantes. La última prueba de ello es lo sucedido con Toché, que desde que salió del equipo por lesión, su plaza ha sido ocupada por Linares, que ha logrado marcar tres goles en los cuatros últimos partidos y por el momento ha hecho olvidar al murciano, algo que parecía muy difícil.

Una vez recompuesto el centro del campo, con Mariga y Hidi ya a dispoción del técnico, los problemas se van a central en la banda derecha del centro del campo con las ausencias de Aarón Ñíguez y Diegui, lesionados ante el Numancia .

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos