La cautela se instala en el vestuario

Los jugadores azules celebran el triunfo ante el Sevilla Atlético./ISMAEL MOLINA
Los jugadores azules celebran el triunfo ante el Sevilla Atlético. / ISMAEL MOLINA

El Real Oviedo está en el mejor momento de la temporada, pero solo piensa en su duelo ante la Cultural | Técnico y jugadores mantienen el guión de no mirar la tabla y pensar en el «partido a partido» conscientes de la igualdad de la categoría

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El Real Oviedo logró el pasado domingo algo que no conseguía desde su vuelta a Segunda División, ganar cuatro encuentros consecutivos. Los de Juan Antonio Anquela están en su mejor momento de la temporada, con seis victorias en los últimos siete encuentros, lo que les ha permitido meterse en las plazas de 'play off' por primera vez esta campaña.

La marcha del equipo ha desatado la ilusión de los seguidores azules, algo que contrasta con el mensaje que sale del vestuario, desde donde se apunta a la cautela y nadie mira más allá del encuentro del próximo sábado ante la Cultural Leonesa. El propio entrenador azul fue el primero el pasado domingo en restar importancia a lo logrado y evitar cualquier atisbo de euforia. El goleador ante el filial sevillista, David Rocha, fue muy claro tras el encuentro al advertir que «en el momento que saquemos pecho, nos lo van a hundir».

No obstante, las sensaciones invitan al optimismo y son el principal motivo para la ilusión de los seguidores azules. Los oviedistas no lograban cuatro victorias consecutivas desde la temporada 2014-2015, el año del ascenso a Segunda División, cuando encadenaron cuatro triunfos.

En aquella ocasión los azules lograron ganar entre las jornadas 16 y 19 sus cuatro compromisos. Los de Sergio Egea se impusieron 0-2 al Tropezón, luego al Compostela, 1-0, al Somozas, 2-3, y acabó la racha con un 2-0 ante el Coruxo.

En las dos últimas temporadas, tras el regreso a la LFP, el conjunto carbayón no había pasado de las tres victorias consecutivas, algo que consiguió en dos ocasiones. En la campaña 2015-2016, entre las jornadas 16 y 18, mientras que la pasada, con Fernando Hierro en el banquillo, lo hicieron entre la 24 y 26.

El anterior precedente de cuatro victorias consecutivas para los azules, en Segunda División, fue en la temporada 2001-2002, cuando contó sus duelos por triunfos entre la jornada tercera y la sexta. Un 2-0 ante el Burgos, 1-3 frente al Jaén, seguido de un 1-0 ante el Eibar y un 0-2 ante el Ferrol, fue la última buena racha de los oviedistas en Segunda División.

El buen momento de los azules esta temporada solo lo mejora el Cádiz, que lleva siete victorias consecutivas. Los de Álvaro Cervera lo han hecho además recibiendo un solo gol en las últimas ocho jornadas, el que encajaron el pasado viernes ante el Barcelona B, que no les impidió lograr el triunfo, ya que se impusieron por 3-1.

Ni siquiera el líder de la categoría, el Huesca, es capaz de mantener el ritmo de ovetenses y gaditanos, ya que suman 16 puntos, dos menos que los de Anquela. El buen momento de los carbayones les ha permitido igualar los números de la temporada 2015-2016 después de 19 jornadas disputadas, ya que suman los mismos puntos que el año de Sergio Egea, en el que los azules eran terceros en la clasificación, a un solo punto del ascenso directo, que entonces ocupaba el Córdoba, y a cuatro del primer clasificado, el Alavés.

El pasado curso a estas alturas del campeonato, los de Hierro sumaban 26 puntos, seis menos que esta campaña. Una de las principales diferencias con las temporadas anteriores es el buen rendimiento del equipo a domicilio, donde ya suma 12 puntos, los mismos que Zaragoza y Osasuna, y solo superado por el Cádiz, que lleva 16 y el Lugo, que suma 14.

Los azules y el Granada son los cuartos y quintos mejores locales, con 20 puntos. Les supera el Huesca, con 26, y el Rayo Vallecano y el Numancia, que tienen 21.

La reiterada llamada a la calma que hace Anquela cada vez que se pone ante los micrófonos se basa en su conocimiento de la categoría y en el hecho de que ni siquiera se ha llegado a la mitad de la competición, en la que cualquier serie de malos resultados hace caer varios puestos en la clasificación. El conjunto oviedista tratará ahora de cerrar el año con una nueva victoria el sábado ante la Cultural Leonesa, que con su triunfo del domingo se ha tomado un respiro y ha salido de los puestos de descenso.

Tras el encuentro del sábado, los azules se irán al parón de Navidad, antes de finalizar la primera vuelta visitando al líder. El Huesca, anterior equipo de Juan Antonio Anquela, hasta el momento se está mostrando como el mejor equipo del campeonato.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos