El centrocampista David Rocha no acabó la sesión por un golpe en la rodilla

En principio todo apunta a que el medio estará a disposición del entrenador para el encuentro del domingo ante el Rayo Vallecano

R. J. GARCÍA OVIEDO.

En el entrenamiento de ayer el único percance fue que el centrocampista David Rocha tuvo que retirarse del entrenamiento debido a un golpe en la rodilla, que en principio no parece que revista gravedad y que le permitirá estar a las órdenes de Anquela para el debut liguero del domingo.

También participó en la sesión el defensa Christian Fernández, que la pasada semana estuvo aquejado de un golpe en la costilla. Las únicas ausencias del trabajo fueron los lesionados Fabbrini y Varela, este último en la fase final de su recuperación.

El equipo entrenará esta mañana en El Requexón y lo hará, al contrario de lo que sucedía la pasada campaña, a puerta abierta tanto para aficionados como para la prensa. Tras el entrenamiento está prevista la rueda de prensa prepartido de Anquela, en la que el técnico podría dar alguna pista sobre sus intenciones. Mañana tendrá lugar la última sesión del equipo, que en esta ocasión sí será a puerta cerrada.

Por otra parte, los responsables de la parcela deportiva siguen a la espera de poder concretar la llegada de un delantero al equipo, para lo que una de las opciones es el italiano Longo, que la pasada campaña jugó en el Girona y pertenece al Inter de Milán. Sin embargo, no es la única alternativa que está sobre la mesa del conjunto oviedista.

En el caso de que la llegada del nuevo jugador no se produzca hoy, la intención del club sería ya esperar a la próxima semana, entre otras cosas para no generar distracción sobre el partido del domingo.

Además de la incorporación del delantero, no está descartado que el equipo pueda realizar otro fichaje antes del cierre del mercado, en especial para la mediapunta, una posición en la que Anquela no cuenta con un jugador específico, tras la lesión del italiano Diego Fabbrini.

Fotos

Vídeos