Real Oviedo

Real Oviedo | «Ya no soy ese chico que subía del filial, tengo más peso en el vestuario»

Diegui Johannesson tiende su camiseta de la Selección de Islandia junta a su elástica del Real Oviedo./ELOY ALONSO
Diegui Johannesson tiende su camiseta de la Selección de Islandia junta a su elástica del Real Oviedo. / ELOY ALONSO
Diegui Johannesson - Futbolista del Real Oviedo

«El año pasado no lo pasé bien porque no estaba acostumbrado a estar tanto tiempo sin jugar, llegó un momento en el que pensé que lo mejor era una salida»

IVÁN ÁLVAREZOVIEDO.

Tras un rápido repaso mental, Diegui Johannesson (Villaviciosa, 1993) recuerda qué vivió en La Caridad, feudo temporal del Tapia, el 2 de marzo de 2014. «Fue mi primer gol en Tercera, metí dos, di dos asistencias y provoqué un penalti», afirma con espontaneidad sobre el giro que ha dado su vida en menos de cuatro años, el tiempo que delimita un Mundial que ahora vislumbra ilusionado tras su última convocatoria con la Selección de Islandia.

-¿Su naturaleza de juego, distinta a la de sus compatriotas zagueros, juega a favor o en contra de su presencia en el Mundial de Rusia?

-Creo que es una ventaja porque soy de un perfil completamente distinto a lo que tienen allí, aunque por otra parte es un inconveniente porque no conozco muy bien el sistema con el que juegan. No es nuevo del todo porque ya lo conocía de hace dos temporadas con los amistosos que jugué en Estados Unidos, pero creo que me puedo adaptar.

-Es una puerta abierta a progresar en su faceta defensiva.

-Sí, son una selección que insiste mucho en el aspecto defensivo y para mí esto es muy bueno de cara a mejorar. Es algo que me viene bien, pulir facetas en las que tengo margen de mejora.

-El viernes de la próxima semana llega el sorteo. ¿Con quién le gustaría enfrentarse el próximo mes de junio?

-(Ríe) Me haría especial ilusión enfrentarme a España. Soy español, me siento de aquí y me gustaría jugar contra España. Aunque lógicamente me gustaría ganar, si metiese un gol no lo celebraría.

-El lunar es el calendario, enmarcado en las fechas del 'play off' de ascenso a Primera.

-Ya me lo comentaron varias personas. Para mí es un gran inconveniente. Siempre he soñado con jugar un 'play off' con el Real Oviedo y esta temporada coincide con el Mundial, que es otro de mis sueños. Lo ideal sería estar en el Mundial y que el Oviedo suba a Primera.

-¿Qué nota le pone al Real Oviedo en el primer trimestre de Liga, usted que es graduado en Magisterio?

-Le daría un notable porque para mí el equipo no lo está haciendo mal. Sobre todo a principio de temporada tuvimos muy mala suerte en los partidos con los goles encajados, porque cada vez que tiraban era un golazo. Es cierto que el equipo tiene que buscar un poco más la solidez defensiva, pero se está trabajando y esperamos conseguirlo.

Más noticias

-Comentaba recientemente Odriozola, que pasó en poco tiempo de Segunda B a la selección, que le impresionó cuando un niño le pidió un autógrafo por primera vez. ¿Cómo vive usted esa repercusión?

-Te hace muchísima ilusión. Recuerdo cuando firmé mi primer autógrafo. Fue cuando había jugado en Segunda B y todavía estaba en el filial en Tercera, que todavía no había empatado con nadie como se suele decir, y fue una alegría tremenda. Sigo firmando con muchísima ilusión, la afición me da la vida y estoy muy agradecido a todos porque me muestran muchísimo cariño y para mí también es importante.

-Siempre ha dicho que se siente cómodo en ambos roles, pero parece que le beneficia más llegar desde atrás que partir desde posiciones ofensivas.

-Sí. Soy un jugador que sorprende más cuando llega que cuando está arriba. Necesito espacio, necesito correr. Mi mayor virtud es la velocidad y me gusta mucho tirar desmarques. Cuando me meten balones en largo es cuando llega mi mejor juego. Me puedo desenvolver también de extremo y cuando es un partido abierto creo que puedo dar un buen nivel, pero sí es cierto que desde atrás hago más daño. De ahí viene mi reconversión a lateral.

-¿Cómo recuerda ese proceso de cambio?

-Cuando te reconviertes en lateral lo que tienes que mejorar es saber colocarte, saber estar en línea y aprender a defender. Es más fácil aprender a pulir los aspectos defensivos que a atacar. Al final, el ataque es innato, un central no te va a regatear a cincuenta rivales y meter un gol. Como extremo vas aprendiendo las habilidades y ahora lo que toca es seguir corrigiendo los errores defensivos, que, como cualquier jugador, los sigo teniendo.

-¿Siente que está ante la temporada de su confirmación definitiva?

-Ya no soy ese chico que subía del filial. Ya llevo cuatro años contando el que alterné el primer equipo con el segundo y sí es cierto que tengo más peso en el vestuario.

-El año pasado el estreno en Liga no llega hasta la segunda vuelta. ¿Le explicó Hierro el motivo de esa reiterada suplencia?

-Al final esto forma parte del fútbol, el entrenador se decide por otro compañero, pero era complicado. No lo pasé bien porque no estaba acostumbrado a estar tanto tiempo sin jugar. Era la primera vez en mi vida que acumulé tantos partidos sin minutos y al final entre mis compañeros y amigos me ayudaban y me recomendaban que estuviera tranquilo. Estoy muy agradecido a Joaquín del Olmo y Ángel (Martín González), que siempre me decían que llegaría mi oportunidad. Iba a entrenar siempre con una sonrisa, que es lo que me caracteriza, y esa mentalidad creo que fue lo que hizo que acabara jugando. El míster también me lo decía, que tenía que estar preparado para cuando la ocasión llegase.

-Para un jugador joven era un riesgo grande la posibilidad de pasarse una temporada en blanco. ¿Se planteó la salida, aunque fuese en calidad de cedido, en algún momento?

-Estuve muchos partidos sin jugar. Es cierto que pasé lesiones, pero creí que no contaban conmigo y llegó un momento en el que pensaba que lo mejor era una salida. No lo sabía al cien por cien, pero sí que llegué a pensar que podía salir. Los que llevan el club, el director deportivo y Joaquín (del Olmo), me convencieron y terminé quedándome. Creo que es lo mejor que pude hacer.

-¿Le va la velocidad en el campo y fuera de él?

-(Ríe) La verdad que sí, me encanta el mundo de los coches y de las motos. Me encanta la velocidad. También jugar al pádel, salir con mis amigos... lo típico que hace todo el mundo, pero sí, soy un apasionado de los coches.

-¿Fútbol solo en el césped o también delante del televisor?

-Hago de todo. Ahora mismo vivo solo, con todo el fútbol contratado en mi casa, y está también la Play, que es lo mejor que tengo (ríe a carcajadas) porque soy un enfermo del FIFA. Juego todos los días cuando puedo, pero sí, también veo la Premier, la Segunda y la Primera española. También saco tiempo para acercarme al pueblo para estar con los amigos. Estoy estudiando inglés para mejorarlo y también estoy con el trabajo de fin de Grado, que es lo que me queda para terminar la carrera.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos