Comienzo con 'déja vu'

JON CARRERA

Creo que ha sido la pretemporada que menos he seguido a Su Majestad el Real Oviedo (como dice mi gran amigo Luisín). No sé si porque me tranquilizaba dejar al equipo en manos de Anquela o por el poco conocimiento de muchos de los fichajes. Ayer me llegó en un grupo de WhatsApp la convocatoria y reconozco que me entró el gusanillo. No voy a ser demagogo con la inclusión de gente del Vetusta (como si celebrarlo fuera demagogia), pero siempre llama la atención que algunos de los nuevos se queden fuera por decisión técnica.

Primer partido de Liga, en casa, con sol (sí, con sol) y con la posibilidad de estar por encima del máximo rival tras «un par de ‘añines’». También he de reconocer que la alineación fue como un ‘déjà vu’, como si no hubiese pasado el verano. Era fácil adivinar el partido del Real Oviedo. Y es que el Toché-Linares condiciona mucho el juego del equipo.

El partido hizo honor a la alineación. En ataque limitado a una genialidad (o varias) de Saúl Berjón... Y sorprendentemente endeble en defensa. Es el primer partido, pero la falta innecesaria del primer gol y el despiste por la espalda del 1-2 seguro que están en rojo entre las muchas anotaciones de Anquela.

Hubo intensidad, incluso en el inicio se maniató al rival, pero la sensación es que el Rayo ganó bien y que sólo sufrió en esos arreones finales propios del Tartiere. Mucha Liga y mucho trabajo por delante, pero, por favor, a mí no me devolváis al pasado... Por lo menos al reciente.

Fotos

Vídeos