Competición retira una de las tarjetas a Borja Iglesias

R. J. G. OVIEDO.

El entrenador del Zaragoza, Natxo González, podrá contar el lunes en el Carlos Tartiere con uno de los jugadores más importantes de su equipo, el delantero Borja Iglesias, principal artillero del conjunto maño en el arranque liguero.

En su reunión de ayer el Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol decidió anular la segunda amarilla que el árbitro Figueroa Vázquez le mostró en el partido de la pasada jornada ante el Nástic y que supuso la expulsión del ariete gallego por una supuesta agresión al portero del conjunto catalán Dimitrevski.

El Comité atendió las alegaciones y pruebas videográficas que presentó el conjunto aragonés y le retiró la segunda amonestación y por tanto no sancionó al jugador. No obstante, no le retiró la otra tarjeta amarilla que había visto, ni la que había recibido Febas en el mismo encuentro. El Zaragoza tiene previsto recurrir estas dos tarjetas ante el Comité de Apelación por entender que fueron injustas.

La actuación y actitud del colegiado en el encuentro del pasado domingo hizo que el conjunto zaragozano remitiera un escrito de queja al Comité de Árbitros, al entender que fueron seriamente perjudicados en ese encuentro por el arbitraje. Lo que está confirmado es que los defensas Grippo y Alberto Benito, ambos lesionados, no podrán estar el lunes en el Carlos Tartiere.

El equipo maño se entrenó ayer en doble sesión de trabajo en la ciudad deportiva, para seguir preparando el partido ante el conjunto oviedista del próximo lunes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos