Real Oviedo

Real Oviedo | La Copa se indigesta por un mal inicio de partido

El portero del Numancia Aitor Fernández se eleva por encima de Mossa en una de las numerosas ocasiones frustradas de los azules.
El portero del Numancia Aitor Fernández se eleva por encima de Mossa en una de las numerosas ocasiones frustradas de los azules. / ÁLEX PIÑA

El Oviedo cae ante el Numancia en el debut de Yeboah, que dejó buenas sensaciones, Forlín y los canteranos Prendes, Asier, Steven y Lucas

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El Real Oviedo cayó eliminado de la Copa del Rey, tras perder 0-1 ante el Numancia, lastrado por un mal comienzo de partido. Luego, los azules se recuperaron y tuvieron numerosas ocasiones de gol que no aprovecharon. La más clara, un lanzamiento de penalti que Linares mandó por encima del larguero.

En el choque previo al derbi, los oviedistas acusaron la larga lista de bajas y debutaron los últimos fichajes Yeboah y Forlín, además de los canteranos Prendes, Asier, Steven y Lucas. Yeboah se retiró con molestias del choque en el tramo final y Edu Cortina se lesionó en el calentamiento.

Más noticias

En la alineación de los azules únicamente repitieron tres de los titulares el pasado domingo ante el Reus, Cotugno, Ramón Folch y Linares. El resto fueron nuevos, incluyendo el estreno del ghanés Yeboah, junto a los jugadores del filial Prendes y Asier. En la formación inicial estaba Edu Cortina, pero el canterano se lesionó en una mala caída en el calentamiento, que le produjo una luxación en el hombro izquierdo. Su infortunio prolongó la mala racha que están sufriendo los azules esta temporada, que ya vivieron un caso similar en el partido ante el Almería con Aarón Ñíguez. La ausencia de Edu Cortina en la convocatoria la cubrió Christian Fernández. Al que no incluyó en el once inicial Anquela fue al argentino Forlín, que salió a los cinco minutos de la segunda mitad. Por su parte, Jagoba Arrasate mantuvo a cuatro de los titulares en la pasada jornada liguera.

El encuentro comenzó sin un dueño claro del balón, aunque el conjunto numantino tenía posesiones algo más largas sin demasiada continuidad en el juego. Los azules se dedicaban a tratar de jugar en largo, pero sin alcanzar el objetivo en la mayoría de la ocasiones. El primer lanzamiento entre los tres palos fue para los sorianos en una internada por la derecha de Nacho, que disparó ajustado al palo. Alfonso se estiró bien para mandar el balón al córner.

El paso de los minutos fue haciendo que el dominio visitante se acrecentara y el juego empezó a desarrollarse en la mitad de campo oviedista. Fruto de esa mayor presencia numantina en el área azul llegó el primer gol del encuentro. Fue en un lanzamiento de falta, en el que el balón acabó suelto al borde del área, donde Marc Mateu empalmó un fuerte disparo que se coló en la portería azul.

Los oviedistas comenzaron a tener más iniciativa tras encajar el gol y disfrutaron de la primera ocasión clara en una buena internada de Cotugno por la derecha. Su centro acabó en los pies de Yeboah, que remató muy centrado y Aitor Fernández detuvo su disparo.

El ghanés tuvo también la segunda oportunidad en un nuevo remate desde el vértice del área, pero otra vez se encontró con el portero. El dominio de los carbayones era cada vez más evidente y las ocasiones aumentaban en su frecuencia, aunque el empate no acababa de llegar. El Numancia se limitaba a defender, encerrado en su campo y tratar de salir al contragolpe con escaso peligro.

Las ocasiones para los azules seguían llegando y Ramón Folch tuvo otra clara en un lanzamiento desde la frontal tras una buena combinación. El balón se acabó estrellando en el poste de la portería de Aitor Fernández.

El Numancia tuvo su única ocasión en la recta final del primer tiempo en un lanzamiento de falta que pegó en la defensa y salió desviado. Por parte oviedista se fue perdiendo llegada hasta que el árbitro pitó el final del primer período. El mal inicio local tuvo como resultado que se fuera al descanso por detrás en el marcador, aunque luego reaccionó bien y estuvo cerca del empate.

En la reanudación, el conjunto dirigido por Anquela volvió a tratar de llevar la iniciativa, pero faltó claridad de ideas, sobre todo en el último pase. El técnico azul hizo debutar a Forlín, que se situó por delante de la defensa, mientras que Rocha y Folch adelantaron algo su posición.

El ghanés Yeboah seguía protagonizando las mejores ocasiones y tuvo su tercera oportunidad clara en un buen pase de Rocha, que le dejó solo ante Aitor Fernández, que metió la mano lo justo para desviar a saque de esquina. Estaba claro que no era la tarde de los azules ante la portería contraria y la prueba más evidente fue el penalti fallado por Linares. El aragonés mandó por encima del larguero una pena máxima con la que el árbitro había castigado un agarrón claro a Folch en el área.

Más pólvora

Tras el fallo en la pena máxima, el técnico azul metió más pólvora en el campo. Dio entrada al delantero del filial Steven en sustitución de Folch, con lo que Linares se retrasó a la media punta.

La segunda mitad era un monólogo oviedista, pero sin la pegada necesaria para transformar en gol alguna de las ocasiones que se iban sucediendo. Mientras, el Numancia trataba de dormir el encuentro y de que se jugara lo menos posible, con numerosas interrupciones.

Al equipo de Anquela el balón le duraba más y era capaz de seguir llegando a la portería de Aitor Fernández, pero ahí era donde estaban los problemas. El técnico retiró del terreno de juego a Yeboah, que dejó buenos detalles en su debut, pero pareció irse con problemas físicos. En su lugar entró en el campo el canterano Lucas, en busca de más profundidad por la banda. Los azules lo intentaron hasta el final, pero el cansancio hizo que la precisión fuera cada vez menor y apenas hubo oportunidades.

Fotos

Vídeos