Un cuarto de siglo de honor a la memoria oviedista

Los asistentes al acto que puso al broche al veinticinco aniversario de la Asociación de Veteranos del Real Oviedo. / DE LABRA
Los asistentes al acto que puso al broche al veinticinco aniversario de la Asociación de Veteranos del Real Oviedo. / DE LABRA

La Asociación de Veteranos del Real Oviedo impuso diez de sus insignias de oro y brillantes en una jornada «muy emotiva»

I. ÁLVAREZ OVIEDO.

La Asociación de Veteranos del Real Oviedo (AVRO) puso el broche a los actos del veinticinco aniversario de su fundación con la entrega de diez de sus insignias de oro y brillantes. Las mesas del Restaurante De Labra, el escenario del evento, se convirtieron en el epicentro histórico del club carbayón.

«Es una jornada muy emotiva porque se reúne gente que a veces solo se puede ver una vez al año», señala Vicente González Villamil, presidente de la AVRO, acerca de una jornada que comenzó en el museo del club azul y continuó con una misa en la capilla de Santa Ana de Abuli, en memoria de los ocho miembros fallecidos este año. Quini, Juan Manuel, Lombardía, Quirós, Balmori y Paco Galán recibieron una camiseta de la presente temporada del conjunto carbayón con el dorsal que lucían en sus trayectorias profesionales como guiño al cuarto de siglo que cumple la asociación que contribuyeron a fundar.

Por su paso por la primera plantilla oviedista, Girón, Ribón, Icazuriaga, García, Chatín, Eguiluz, Nico, Fidalgo, Quirós y Moli fueron los destinatarios este año de la insigina de oro y brillantes de la AVRO en una jornada que contó con la presencia del alcalde de la capital del Principado, Wencesalo López, así como representantes del club azul. «Los más jóvenes intentamos empaparnos de la historia de jugadores como José María, Juan Manuel, gente que son historia del Real Oviedo», señala Armando Álvarez, contento por poder disfrutar de un acto que «aglutina décadas de oviedismo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos