Real Oviedo

Real Oviedo | El billete para soñar se saca en León

Aarón y Rocha pelean por un balón en el entrenamiento de ayer, en el Requexón. / SEMEYA PRESS
Aarón y Rocha pelean por un balón en el entrenamiento de ayer, en el Requexón. / SEMEYA PRESS

El Real Oviedo visita a la Cultural con la necesidad de ganar para seguir optando al 'play off' | La presencia de Verdés en el centro de la defensa por el sancionado Christian será la única novedad de los de Anquela en el Reino

RAMÓN JULIO GARCÍA OVIEDO.

El Reino de León vivirá esta tarde un encuentro de esos que no tienen vuelta atrás. Las opciones del Real Oviedo de llegar a la última jornada con opciones de entrar en el 'play off' pasan por ganar a una Cultural que, en el caso de derrota, podría ver muy complicada su permanencia en la categoría. Por ello, los protagonistas ya no se escatiman calificativos y la palabra más repetida es final.

El conjunto ovetense estará arropado en las gradas del estadio leonés por unos dos mil aficionados, en un encuentro en el que se espera el primer lleno de la temporada, con algo más de 13.000 espectadores en el estadio. Entre los oviedistas, medio millar se desplazarán en el tren fletado por la Aparo.

En el aspecto deportivo Anquela tiene la baja por sanción de uno de sus fijos, Christian Fernández, cuya plaza será ocupada por Verdés. En la convocatoria, la plaza del cántabro ha sido cubierta por Varela.

La penúltima jornada de la temporada tiene al conjunto ovetense en la octava posición de la clasificación, a un punto de la sexta plaza, lo que no le concede margen de error y le obliga a lograr dos victorias que, aunque no le asegurarían matemáticamente la opción de pelear por el ascenso en el 'play off', sí le dan muchas opciones.

El horario unificado y el hecho de que son muchos los estadios en los que los azules tienen intereses, hace que lo ajeno quede en un segundo plano y todos los esfuerzos estén centrados en lo que pase en el encuentro propio. Lo que está claro es que el choque es de máxima necesidad, ya que los dos equipos necesitan los tres puntos y un empate puede hacer que ambos acaben lamentándose.

Más Real Oviedo

En ese escenario, la buena lectura del encuentro y el aspecto anímico puede ser una de las claves del encuentro, tal y como se viene escuchando a los protagonistas durante la semana. El conjunto leonés llega al encuentro tocado por la derrota de la pasada jornada ante el Nástic, ya que tras ir ganando 0-2, acabó cayendo 5-3 y, además, frente al un rival directo. El técnico ha tratado de recuperar la moral de sus jugadores y la movilización de la afición en León ha sido mayúscula, con calificativos para el encuentro como el de más importante en muchos años, que le dieron los capitanes en una rueda de prensa conjunta.

En el caso de los ovetenses, el reto no tiene tanto dramatismo, pero no se quiere desaprovechar la tercera oportunidad de meterse entre los seis primeros. El equipo sabe desde hace algunas jornadas que no le queda margen de error y, al menos por sus palabras, los jugadores se han mostrado más ilusionados que presionados por el reto. Sin embargo, en el ambiente pesa que el equipo lleva varias jornadas sin hacer un encuentro completo a buen nivel. Los de Anquela hicieron sendos buenos primeros tiempos en las dos últimas jornadas, ante Osasuna y Sevilla Atlético, pero en ambos casos el rendimiento bajó tras el descanso. En Pamplona eso costó la derrota y ante el filial sevillista sufrimiento innecesario para los aficionados.

A lo que se agarra el técnico es a esos buenos primeros tiempos y a que, por fin, el equipo sepa jugar con el resultado a favor y leer los partidos, sobre todo mejorando en la posesión de balón y aprovechando los espacios que ofrece el contrario. Una vez más Anquela apeló en la previa a dar el 100% y confía en que no haya errores.

La única novedad que se prevé en el once es la entrada como central por la izquierda de Verdés, que ocupará la plaza del sancionado Christitan. En el resto del equipo no se prevén novedades, aunque Anquela fue especialmente cauteloso esta semana para no pronunciarse sobre lo que hará su equipo y respecto a lo que espera del rival.

En la última salida a Pamplona, el equipo jugó con trivote en el centro de campo y también lo hizo en algunos minutos ante el Sevilla Atlético. En cualquier caso parece que el técnico se aferrará al dibujo que mejores resultados le ha dado esta temporada, con Carlos Hernández y Verdés como centrales, entre ellos Forlín como libre, todos ellos flanqueados por Diegui Johannesson, desde la derecha, y Mossa por la izquierda. El doble pivote habitual con Folch y Rocha, mientras que Aarón Ñíguez, por la diestra, y Saúl Berjón, por la siniestra, serán los encargados de tratar de llegar a Linares, que será una vez más el delantero de referencia del equipo. La convocatoria azul la completan Juan Carlos, Cotugno, Varela, Hidi, Fabbrini, Yeboah y Toché. Se quedaron en Oviedo por decisión técnica Valentini, Pucko, Mariga, Olmes García y el sancionado Christian Fernández.

El equipo se entrenó ayer por la mañana en El Requexón y viajó por la tarde a León.

Lo que está asegurado es el buen ambiente para el encuentro, ya que pese a la limitación de entradas por el aforo del estadio, se espera que sean unos dos mil los aficionados que estén en el campo. A las 1.500 entradas remitidas a Oviedo por la Cultural, hay que sumar las que adquirieron aficionados a través de amigos y familiares en León. El conjunto leonés confirmó el viernes que el papel se había terminado.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos