Real Oviedo: Rocha encuentra su sitio en la medular

David Rocha, en el centro, durante un entrenamiento en El Requexón.
David Rocha, en el centro, durante un entrenamiento en El Requexón. / ELOY ALONSO

El centrocampista gana en confianza y se convierte en uno de los fijos para Anquela

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

En su segunda temporada en el Real Oviedo, el centrocampista David Rocha se ha convertido en una de las sorpresas más agradables del conjunto azul: se ha hecho con un hueco en el equipo de Anquela y es uno de los fijos para el técnico jienense.

La pareja que forma con Folch en la sala de máquinas del equipo carbayón es una de las claves que explican el buen momento de los azules. Además, Rocha ya suma tres goles y el pasado viernes en Vallecas rozó el cuarto con un lanzamiento final que se estrelló en el poste cuando el encuentro agonizaba.

El Rocha de la presente temporada es un jugador que, sobre todo, ha ganado en confianza y se ha adaptado muy bien a su posición actual. Algo que no le sucedía con Fernando Hierro, ya que el técnico malagueño le situaba más cercano a la banda.

«Cuando el equipo funciona significa que todos estamos dando un buen nivel»

El cacereño reconoce que una de las claves para su buen rendimiento es que esta temporada tiene una continuidad que la pasada no tuvo, pero también considera que se debe a que la línea «es muy buena, cuando el equipo funciona es que todos estamos dando un buen nivel». Además, es ambicioso y considera que tiene que seguir mejorando, ya que la competitividad en la plantilla, y en concreto en su posición, es alta: «No hay que conformarse porque Hidi y Mariga están ahí compitiendo y en cualquier momento puede entrar cualquiera y lo van a hacer igual de bien».

A la hora de valorar su buen momento, el centrocampista también destaca lo bien que se entiende con Folch. «Nos complementamos bastante bien», indica, y añade que sus características se mezclan bien. «Ninguno es demasiado ofensivo, tampoco demasiado defensivo, y creo que la cosa está saliendo bien y ojalá siga así mucho tiempo», afirma. Los dos medios titulares del conjunto ovetense se conocen bien de sus etapas en el Reus y el Nástic, clubes en los que disputaron algún derbi, ambos como capitanes de sus equipos.

Más Real Oviedo

En cualquier caso, en lo que insiste el futbolista, es en que la labor del equipo azul es coral. Cuando cada jugador da lo mejor de sí mismo, las cosas acaban saliendo bien. Una prueba de ello son los dos últimos encuentros como visitantes, ante rivales de la zona alta, en los que, según su opinión, se mereció mayor recompensa: «De estos dos partidos, el equipo ha salido jodido porque hicimos méritos para ganar y eso dice mucho. Competimos y no le perdemos la cara a los partidos». En este aspecto, también recalca la capacidad de reacción que mostraron pese a ponerse por detrás en el marcador. «Nos repusimos a dos golpes, eso como grupo refuerza la imagen que se ve dentro y fuera del campo», asegura, para añadir que quedó claro que en todos los campos «salimos a ganar».

Rocha considera que no se logró la victoria en los últimos encuentros por detalles y asume que esa es una parte más del juego. Explica que «a veces ganamos mereciendo menos, y el otro día mereciendo más, sacamos un punto», pero recalca que «las sensaciones de estos dos partidos fueron muy buenas, eran dos huesos muy duros y como grupo salimos muy reforzados».

Uno de los aspectos del juego azul que destaca el futbolista es la capacidad para adaptarse a los partidos: «Nos da un poco igual lo que pase en el partido, si nos dejan tocar tratamos bien el balón y si nos presionan y es complicado salir combinando, salimos en segunda jugada, nos replegamos y salimos a la contra».

Otro de los aspectos que el medio extremeño resalta es que la igualdad en la categoría es máxima y que a medida que avance el campeonato lo será más: «En la segunda vuelta cada equipo va a tratar cada punto como si fuera oro».

El Real Oviedo vuelve ahora al Carlos Tartiere para recibir al Almería el sábado y el objetivo es mantener el buen nivel como local que ha dado hasta ahora. Los jugadores tienen ganas de volver a jugar ante su afición. «El último partido ya hubo una atmósfera maravillosa y la gente el sábado va a traer esa ilusión al campo», dice David Rocha. No obstante, advierte de que «va a ser un partido difícil ante un equipo que empezó con dudas, pero que le ha cogido ya el pulso a la categoría». A la vez, insiste en que «si queremos lograr algo importante pasa por sumar en casa».

Por último reconoció que el balón al palo de Vallecas en el añadido le lleva «atormentando el fin de semana entero, porque de haber entrado hubiera sido otro el guión, pero el fútbol es así».

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos