«El derbi tiene que ser una fiesta. Como el Sella»

R. J. G. / I. Á.

-Este año para la afición es especial porque se va a reencontrar con el Sporting. Además, en los banquillos están dos de los técnicos más veteranos

-(Ríe) Sí, sí, sí. Es bonito. Ese día tiene que ser una fiesta del fútbol asturiano. Cuando vayamos a Gijón y cuando venga aquí el Sporting. Lo que más me ha llamado la atención de Oviedo son los niños. Veo a los niños en Andalucía y en otro lado con la camiseta del Madrid y del Barcelona. Aquí no. Aquí llevan la camiseta azul. Eso es lo que más me ha sorprendido. Que los niños aquí son del Oviedo. Eso te crea una responsabilidad y una sensación de que (resopla) esto es muy grande. No podemos fallar a esa gente. Lo único que me preocupa ahora mismo es estar a la altura de lo que es esta ciudad con ese equipo.

-Cuenta con una dilatada carrera, pero afrontará desde una perspectiva distinta el derbi respecto al aragonés, sin desigualdad de fuerzas

-El Zaragoza está muy por encima, queramos o no, de la Sociedad Deportiva Huesca. Futbolísticamente hemos estado mejor que ellos. El del Sporting y el Oviedo es un derbi que no sé desde hace cuánto tiempo que no se juega.

-Desde 2003.

-Pues fíjese cuánto tiempo hace de eso. Dios quiera que lo disfrutemos y que seamos capaces de competir. Que sea la fiesta del fútbol asturiano, como es cuando bajan las piraguas. Cuando bajan el Sella es la fiesta de Asturias, pues lo mismo tiene que ser el derbi. El fútbol tenemos que ponerlo como excusa para disfrutar de esa sensación y de sentirse uno del Sporting y el otro del Oviedo. Ir al fútbol a disfrutar. El que pierda tendrá que aguantar y el que gane tendrá que estar preparado para que el domingo siguiente no le peguen.

Fotos

Vídeos