Desafinado ensayo general ante un inspirado filial

Carlos Hernández salta en presencia de Prendes. /  ELOY ALONSO
Carlos Hernández salta en presencia de Prendes. / ELOY ALONSO

Anquela insistió con la defensa de tres centrales en el partidillo ante el segundo equipo, finalizado con derrota, de cara al choque del sábado frente al Numancia

I. ÁLVAREZ OVIEDO.

En un intento de aproximarse al nivel de exigencia que se encontrará su equipo este sábado en el Carlos Tartiere ante el Numancia, Juan Antonio Anquela programó para la mañana de ayer un partidillo frente al filial con el propósito de seguir perfilando el funcionamiento del dibujo táctico con tres centrales. Sobre ese esquema estructuró el técnico jienense a sus jugadores en las cuatro partes en las que dividió la prueba frente al segundo equipo, que aprovechó también para observar a los jugadores que están disfrutando de menos minutos en la competición liguera y mirar de reojo a las perlas del club más próximas a dar el salto al fútbol profesional.

El rendimiento de sus jugadores no pareció terminar de convencer al técnico jienense, que abroncó a los suyos durante la primera pausa, tras el escaso bagaje ofensivo mostrado y algunas dudas en la retaguardia de su primer once, que mezcló habituales titulares y suplentes. Con Juan Carlos en la portería, la zaga la formaron Carlos Hernández, Valentini y Prendes, con Mariga y Ramón Folch en el doble pivote y Cotugno y Varela aprovechando la amplitud de las bandas que compartían con Yeboah y Pucko. Owusu ejerció como referencia ofensiva de un conjunto que se vio sorprendido por el filial, que con una ilusión desbordante se mostró generoso en el esfuerzo y acertado con el balón para no desaprovechar la oportunidad de sacar pecho frente al hombre que podría dar un impulso a sus incipientes trayectorias deportivas.

Con los goles de Ernesto, tras un potente cabezazo y David González, que mostró su sangre fría en la definición ante Juan Carlos se llegó al ecuador de la prueba, cuando Anquela modificó al grueso del equipo sobre el césped. Solo Prendes, Valentini y Varela se mantuvieron en un equipo en el que Alfonso Herrero defendió la portería. Forlín se ubicó en el eje de la zaga, con Hidi y David Rocha como pareja de pivotes, Diegui en el flanco derecho, Linares en punta de un ataque en el que se movieron con libertad Aarón Ñíguez y Saúl Berjón, que tuvo que retirarse del terreno de juego antes de que concluyese la prueba.

Con las ausencias de Viti, Christian Fernández y Mossa, el gol de Linares en la segunda parte situó el definitivo resultado de 1-2 favorable al conjunto que entrena Javi Rozada. «Al final, a nadie le gusta perder, ni en los entrenamientos. También es verdad que el míster está probando cosas y jugadores que vienen de no jugar mucho», expresó a modo de balance Carlos Hernández, que vuelve a estar disponible este sábado para Anquela.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos