Real Oviedo

El Real Oviedo se hace fuerte en el Tartiere

Linares celebra uno de los goles./Álex Piña
Linares celebra uno de los goles. / Álex Piña

Los azules se impusieron al Numancia con comodidad, en un partido en el que Alfonso debutó en la portería y Yeboah sobresalió

Ramón Julio García
RAMÓN JULIO GARCÍAOviedo

Si el de este sábado no fue el Real Oviedo que quiere Anquela, seguro que se le parece mucho. Los ovetenses fueron un equipo intenso y valiente que fue a por el partido siempre. El único lunar fue el nuevo gol en un saque de esquina. En las filas azules debutó Alfonso en la portería, que estuvo bien, y tuvo un papel destacado Yeboah, que salió a la media hora por Aarón Ñíguez. El ghanés fue desequilibrante y se llevó las mejores ovaciones de la tarde. También Saúl Berjón fue determinante. Los goles azules los marcaron Carlos Hernández, Dani Calvo en propia puerta y Linares.

3 Real Oviedo

Alfonso; Carlos Hernández, Forlín, Christian Fernández; Diegui Johannesson (Cotugno, m.79), Folch, Rocha, Mossa; Aarón Ñíguez (Yeboah, m.30), Linares, Saúl Berjón (Mariga, m.87).

1 Numancia

Aitor Fernández; Markel, Dani Calvo, Elgezabal (Larrea, m. ), Ripa; Íñigo Pérez, Escassi; Pablo Valcarce (Guillermo, m.71), Manu Del Moral, Marc Mateu; e Higinio (Dani Nieto, m.79).

Goles:
1-0, min. 15: Carlos Hernández; 1-1, min.31: Higinio; 2-1, min.56: Dani Calvo en propia puerta; 3-1, min. 66: Linares;
Árbitro:
Prieto Iglesias, del Comité Navarro. Mostró tarjetas amarillas a Christian Fernández, Folch, Diegui Johannesson,

La alineación azul presentó tres novedades, la más destacada la presencia de Alfonso bajo palos, además de la vuelta de Carlos Hernández al centro de la defensa. El tercer cambio fue la presencia de Rocha en el doble pivote, en sustitución de Mariga. El sistema elegido fue, por primera vez de inicio, el de tres centrales, con Forlín como libre. Diegui y Mossa volvieron a ser los carrileros.

Esta vez los de Anquela salieron como le gusta a su entrenador, ya que desde el inicio fueron un equipo intenso, metido en el partido y que ganaba los duelos y segundas jugadas, lo que no permitía a los sorianos tener posesiones largas y mucho menoz avanzar hacia la portería de Alfonso.

En ataque el tráfico se concentraba en la banda izquierda, donde muchas veces coincidían Saúl Berjón y Aarón, a los que doblaba con frecuencia Mossa. Además. también Rocha acababa cayendo a esa banda y de ahí surgieron las primeras ocasiones. Un remate de Linares en un centro de Mossa y luego un disparo de Aarón Ñíguez, tras una buena dejada de Linares, que salió por encima del larguero.

Más información

La insistencia de los de Anquela dio sus frutos a balón parado, un saque de esquina sacado en corto acabó con un centro de Diegui Johannesson al área, donde Carlos Hernández se adelantó a todos y remató de forma inapelable. El gol llegó para el equipo que más lo había buscado y merecido.

Los azules se ponían por delante y obligaban al Numancia a dar un paso al frente. Lo intentaron los de Jagoba Arrasate, pero los ovetenses estaban bien plantados y apenas concedían espacios, lo que estaba permitiendo a Alfonso tener un debut tranquilo, sin apenas tener que intervenir. Sin embargo, todo cambió cuando se alcanzaba la media hora. Primero se lesionó Aarón Ñíguez, que estaba siendo de los mejores y generando buena parte del peligro local. Su plaza la ocupó Yeboah.

Cuando el ghanés no llevaba ni un minuto en el campo llegó el empate. Otra vez en un saque de esquina en el que Alfonso no salió e Higino se anticipó de cabeza para empatar. Una vez más al conjunto ovetense le hacían un gol en el primer disparo a portería, lo que se está convirtiendo en una constante cada partido.

Tras el descanso los azules volvieron a salir mejor y metieron al Numancia en su campo y a crear situaciones de peligro. Especialmente activo y acertado estuvo Yeboah, que poco a poco fue convirtiéndose en uno de los protagonistas del partido.

Los de Anquela se adelantaron en el marcador con un gol en propia puerta de Dani Calvo, en una acción en la que Diegui había estrellado el balón en el larguero. El equipo no se conforaba y seguía buscando la portería contraria con transiciones rápidas y siendo muy superior al Numancia que seguía sin reaccionar.

El balon parado volvió a dar sus frutos en una falta que sacó Saúl Berjón sobre la cabeza de Linares, que hizo el tercero y sentenciaba el partido, sobre todo por las sensaciones que estaba dando en el campo. El partido no tuvo sobresaltos salvo en los minutos finales en los que Alfonso tuvo una buena intervención a un remate de Guillermo, que poco después se encontró con el larguero en otro remate de cabeza.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos