Real Oviedo

El Real Oviedo remonta el vuelo

El Real Oviedo remonta el vuelo
ÁLEX PIÑA

J. A. G.
J. A. G.

El Real Oviedo consiguió ayer quitarse un peso de encima. Ganó y lo hizo ante un rival directo como el Granada, que también aspira a estar en la parte alta de la clasificación. Los azules comenzaron perdiendo ante un equipo que aprovechó las dudas iniciales de los locales. Sin embargo, un regalo de Javi Varas al filo del descanso permitió empatar al cuadro carbayón, que consiguió la victoria gracias a Steven, que metió para dentro el primer balón que tocó.

La alineación azul presentó más novedades de las previstas, ya que a los cambios obligados por las sanciones se unió una decisión técnica, la presencia de Mariga en el centro del campo, en sustitución de Rocha. La plaza de Diegui Johannesson fue para el uruguayo Cotugno, mientras que en el ataque entró Fabbrini, pasando Aarón Ñíguez al centro de la delantera.

2 Real Oviedo

Alfonso;Cotugno (Viti, m.85), Carlos Hernández, Forlín, Christian Fernández, Mossa; Folch, Mariga; Aarón Ñíguez, Saúl Berjón (Varela, m.90+4) y Fabbrini (Steven, m.62).

1 Granada

Javi Varas; Víctor Díaz, Chico Flores, Saunier, Álex Martínez (Pedro, m.81); Montoro, Kunde, Salvador (Hjulsager, m. 68), Machís; Peña; y Joselu (Manaj, m.74).

GOLES:
: 0-1, min. 39: Kunde; 1-1, min.44: Forlín; 2-1, min.63: Steven;
árbitro:
Arcediano Monescillo, del Comité Castellano-Manchego. Mostró tarjetas amarillas a Mossa, Mariga, por los locales y a los visitantes Peña, Montoro, Víctor Díaz y Manaj, expulsó con roja directa a Machís a los 89 minutos por un cabezazo a Viti.

El partido comenzó como corresponde a dos equipos que llegan de una mala racha y toman precauciones para no cometer errores. Ambos conjuntos se diluían a medida que se acercaban al área contraria y el juego transcurría en el centro del campo. Los granadinos tenían algo más el balón, pero eso no incomodaba a los de Anquela que estaban ordenados y apenas pasaban por apuros.

Los problemas llegaban en la zona de creación, ya que las ideas no fluían y los llamados a tomar protagonismo, Saúl Berjón y Fabbrini, apemas entraban en contacto con el balón, ya que pocas veces el juego llegaba a los costados. Las dos únicas ocasiones en las que los de Anquela usaron los carriles, sendos centros de Mossa y Cotugno fueron lo más peligroso del equipo.

El partido, poco a poco estaba decantándose del lado de los visitantes que merodeaban la portería de Alfonso cada vez con más frecuencia, la mayoría de las veces por la izquierda, donde Machís era una pesadilla para Cotugno y Carlos Hernández.

Los carbayones cada vez estaban más cerca de su área y habían comenzado a pasar por apuros serios. El gol de los visitantes llegó en una nueva acción de Machís, que centró al área y tras un par de rechaces el balón lo cayó a los piés de Kunde en la frontal, que remató de forma inapelable, sin que Alfonso pudiera hacer nada por evitar el gol.

Los ovetenses solo lograban inquietar a Varas en las acciones a balón parado, pero no había tampoco acierto para acabar alguna de esas acciones, Sin embargo, lo que tiene el conjunto azul es fe. Así fue como Carlos Hernández, que había subido a un saque de esquina, peleó un balón que le llegaba con ventaja a Javi Varas, el portero por no conceder córner acabó permitiendo al defensa meter el balón al borde del área pequeña, donde llegó otro de los centrales, Forlín, para tirándose al suelo hacer el empate, con el que se llegó al descanso.

La reanudación devolvió un partido más movido de lo que fue la primera mitad, los dos equipos parecían más dispuestos a ir a por la victoria y el balón iba más rápido de área a área y con menos control.

El primer cambio de Anquela fue para dar entrada a Steven en lugar de un fundido Fabbrini. El canterano solo necesitó un minuto en el campo para marcar su primer gol con el primer equipo. Saúl llegó bien por la izquierda, dejó solo en la frontal a Mossa que cedió para que Steven rematara, Javi Varas rechazó, pero el canterano siguió la jugada para empujar al fondo de la red.

Más Real Oviedo

Las prisas que le entraron con el marcador en contra al Granada benefició a los azules, que aunque veían como el balón rondaba su área, tampoco pasaba por demasiadas situaciones de peligro y además contraatacaba con frecuencia, pero sin acierto.

Al final, triunfo de los azules que se reencuentran con el triunfo cinco semanas después.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos