DISFRUTAR BAJO LA LLUVIA

JON CARRERA

Volvía Osasuna a Oviedo, ese equipo que solo pensar en él, produce escalofríos.

Puede venirte a la mente un 2-3 con gol de Ivan Rosado o unos brindis (de los 22) con patxaran tras aquel 0-1 en Anoeta.

Incluso aquella maravillosa apuesta de David Generelo por la cantera (en la última jornada) que les puso a los navarros la rampa hacia la Primera División.

Ya no son tiempos de cambiar alineaciones por la lluvia, cuando siempre se quitaba al bueno porque el campo estaba mal.

Esas mentes privilegiadas que quitaban al que mejor golpeaba o al que mejor regateaba porque los demás se iban a encarnar en Beckham o Ronaldinho.

Anquela repitió el equipo de seco y al son de Yeboah bailó bajo la lluvia, leyendo mucho mejor las numerosas jugadas ‘al azar’ que se generan en una piscina como la de ayer en el Real Oviedo

En una de ellas, Diegui apareció como Diegui y remató como el killer que nunca fue dentro del área, un centro a la nada de Linares (ya tenía su mérito levantarla).

A partir de ahí tímida erosión del equipo rojillo, pero en el barro y en Oviedo había poco que rascar.

Tres puntos y tres victorias seguidas que alegran a la parroquia. Y la gente, mientras tanto, a cantar a ver si es solo Gene Kelly el que puede hacerlo bajo la lluvia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos