«Hay que disfrutar del partido, sentirlo, vivirlo», indica Miguel Flaño, capitán osasunista

I. Á. OVIEDO.

Miguel Flaño zanjó el pasado domingo en Tarragona una sequía de más de medio millar de días sin disputar un partido oficial. «Soy una persona que intenta entregarse y al final las recompensas llegan», indicó ayer el capitán osasunista, agradecido a un club que le ha dado «absolutamente todo» y con la esperanza de estrenarse en la presente temporada delante de su afición en el duelo contra el Real Oviedo.

«Estoy deseando que pueda llegar el sábado, poder estar ahí y vivir un día precioso con la gente», explicó el central pamplonés, que confía en prolongar la recuperación mostrada por el cuadro 'rojillo' ante el Nástic. «Estamos en disposición de todo. Es cierto que el margen es mínimo y la victoria nos daría un gran impulso, pero hasta ahí», expresó el zaguero.

«Hay que disfrutar del partido, sentirlo, vivirlo», proclamó el experimientado central navarro, que asume que deben mejorar los resultados en El Sadar y rechaza de plano que los encuentros como local supongan una presión añadida para su equipo. «Es una bendición jugar en El Sadar con nuestra gente y si esta temporada no hemos conseguido conectar del todo es porque nos ha faltado algo de nivel o de hacer las cosas mejor para que la gente se vaya satisfecha del campo», argumentó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos