El equipo pasa página y solo piensa en ganar al Zaragoza

Toché se duele tras una falta recibida en el Carlos Belmonte. / J. M. T.

Anquela insiste en la importancia de mantener la tranquilidad y diseccionar los posibles errores para corregirlos

R. J. GARCÍA OVIEDO.

La derrota del pasado domingo en el Carlos Belmonte no entraba en los planes del conjunto ovetense. No por tratarse del colista, sino porque Juan Antonio Anquela repite siempre que su objetivo es ganar todos los partidos. Sin embargo, ahora lo único que le interesa al entrenador es «saber por qué pasan las cosas».

Los jugadores lo que quieren es pasar página cuanto antes y comenzar a pensar en el compromiso del próximo lunes ante el Zaragoza, que les brinda la oportunidad de resarcirse del partido del domingo. El lateral Christian Fernández, autor del gol que ponía en ventaja al equipo, se pronunció en esta línea al asegurar que ahora lo que tienen que hacer es «trabajar» y explicó que tienen «una semana larga para preparar el duelo ante el Zaragoza». Lo que tiene claro el cántabro es que afrontan el encuentro del próximo lunes «con todas las ganas e ilusión de brindarle a nuestra afición una victoria».

Lo que quiso dejar claro Anquela tras el encuentro es que se trata de una derrota ante la que hay que tener «tranquilidad» y hacer interpretaciones de la misma con la vista puesta en los próximos envites, a fin de no cometer los mismos errores.

Entre las causas de la derrota los jugadores también han encontrado una dosis de mala suerte que, en el caso del delantero Linares, tuvo como protagonista el larguero que escupió su cabezazo. El de Fuentes de Ebro considera que el empate de Bela llegó en una jugada que «todos lo hemos visto, aunque tuvieran siete vidas no podrían volverlo a hacer». Pero lamentó especialmente la ocasión de la que el mismo disfrutó para poner el 1-2 en el marcador. «A nosotros se nos fue a la cruceta y a ellos el 1-1 les ha entrado por la escuadra», compara.

Una de las cosas que hacen que la derrota no haya hecho más daño en los jugadores es, a juicio de Christian Fernández, que los errores que se cometieron son «subsanables» y añadió que en ello van a trabajar a lo largo de la semana.

Lo que si preocupa más es que hay algo que se ha repetido en tres ocasiones esta temporada. El equipo tanto ante el Rayo Vallecano, como frente al Almería y el domingo en Albacete, hizo lo más complicado, ponerse por delante en el marcador, pero esa ventaja solo les duró unos minutos y el rival fue capaz de igualar rápidamente. Así lo reconoció Christian Fernández que dijo que «es la tercera vez que pasa que no sabemos defender el resultado positivo».

En cualquier caso a Anquela se le vio tranquilo en la sala de prensa del Carlos Belmonte, asumiendo algunos errores del equipo, como la falta de fluidez en el manejo del balón en el centro del campo. También hizo referencia a la necesidad de evitar que se produzcan lanzamientos a portería desde la frontal del área, como los dos que costaron los goles del conjunto manchego.

El técnico seguro que aprovechará mañana la vuelta al trabajo del equipo para repasar las causas de la derrota, así como para comenzar a preparar la visita del Zaragoza, un rival que llega necesitado al Carlos Tartiere, tras los últimos malos resultados. El técnico decidió dar dos jornadas de descanso al equipo, ya que el partido de la próxima jornada se jugará el lunes y además, se avecina en la siguiente jornada un partido entre semana por lo que los jugadores no tendrán descanso.

Fotos

Vídeos