Real Oviedo

Real Oviedo | «Hay que estar juntos, pelear y trabajar»

Anquela, pensativo, durante una sesión de trabajo en El Requexón./E. ALONSO
Anquela, pensativo, durante una sesión de trabajo en El Requexón. / E. ALONSO

Juan Anquela considera que su equipo paga muy caros los errores que viene cometiendo | El técnico del Oviedo cree que es el momento de plasmar en el campo lo que se trabaja durante la semana para lograr mañana el triunfo

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

Tras la derrota del pasado sábado ante el Granada, Juan Antonio Anquela se mostró molesto con la actitud de los suyos. Fue contundente. Sin embargo, ayer, en su encuentro con los medios, recuperó de forma público su confianza en la plantilla, insistió en que ahora lo importante es la tranquilidad y el trabajo, e hizo hincapié en la necesidad de no cometer errores y poner sobre el terreno de juego lo mismo que hacen en los entrenamientos.

El técnico del Real Oviedo, apeló, en este sentido, a su experiencia en la categoría cuando afirmó que «el fútbol y la suerte premian al conjunto que trabaja y se deja la vida», lo que le llevó a advertir que «no se puede dejar nunca esa condición». «Hay que trabajar los 90 minutos y hacerlo a una máxima intensidad. Si no, estamos regalando y el que regala lo paga», dijo.

Más noticias

Durante su intervención, el jienense se mostró satisfecho por cómo se ha desarrollado la semana. «Los chavales trabajan de manera más que correcta durante todos los entrenamientos», se le escucho, pero el titular del banquillo azul es consciente que «lo que hace falta ahora es plasmarlo en el campo y que seamos capaces de ganar. A todos los equipos les cuesta y a nosotros también».

Anquela asume que tanto ellos como el Córdoba, su rival de mañana, necesitan ganar, pero para lograrlo, incidió, es necesario ser sólidos y no cometer errores. «Hay que saber cómo se gana. Un partido se gana como consecuencia de cómo hagas las cosas»», incidió y añadió que «la Segunda no te permite errores y nosotros estamos haciendo algunas cosas bien y otras no tan bien».

Respecto a los fallos que está acumulando el equipo, Anquela hizo hincapié en la defensa y en los goles encajados. «Tú no puedes meter tres goles para ganar un partido», dijo. «El error es que nos está costando mucho dejar la puerta a cero. Y es muy fácil pensar en que es culpa de la defensa o el portero. Pero es que no hacemos las cosas colectivamente como yo quisiera», expresó el jienense.

La derrota del pasado sábado ante el Granada llegó tras dos goles en el inicio de cada tiempo, algo que para el entrenador les hizo ir «a remolque», aunque insistió en lo positivo al asegurar que «en líneas generales el equipo acaba arriba y con ganas de revertir la situación, pero es muy complicado».

Aunque en fases del partido en los Cármenes los suyos dispusieron del control del juego, Anquela echó en falta el acierto en el último pase y a la hora de hacer gol, aunque no ocultó que «en líneas generales el conjunto no me transmitió las sensaciones que yo quiero» y abundó en el asunto al advertir que «si pensamos que la segunda nos va a regalar algo o vamos a ganar algún partido sin esfuerzo, estamos totalmente equivocados».

El entrenador considera que se trata de tener «tranquilidad» y ser conscientes de la situación: «A mí nadie me ha regalado nada en el fútbol. Ha sido todo a base de trabajo, de creer en lo que se hace, de no cambiar el discurso y de tener un equipo que crea en las ideas que proponemos», insistió. Anquela confía en seguir por ese camino. «Lo vamos a conseguir, no tengo la menor duda. Ahora que vienen las cosas mal, hay que ponerse el chubasquero, estar más juntos que nunca, pelear, trabajar y aguantar el chaparrón como lo que somos. Un grupo de tíos preparados y formados para esta causa».

En cuanto a sus críticas palabras en la sala de prensa de Los Cármenes, el titular del banquillo azul aseguró que «soy muy exigente, me cabreo o enojo rápido», pero quiso dejar claro que los jugadores hasta ahora «trabajan de cine», algo que quiere que se vea sobre el terreno de juego, empezando el domingo. «El verde es el que nos pone a cada uno en nuestro sitio y yo lo que quiero es estar a la altura de lo que tenemos fuera». Por eso, reiteró que tienen que tratar de estar a la altura de la afición: «No le llegamos ni a la suela del club, ni de la afición, ni de la ciudad. Estamos en deuda con mucha gente». «Allá donde vayas, hay gente del Oviedo y eso es un patrimonio que tiene que servirnos para concienciarnos», lanzó al aire el entrenador.

Síguenos en:

Fotos

Vídeos