Real Oviedo

Real Oviedo | Anquela avisa: «Hay que estar preparados para sufrir»

Anquela, enérgico, da instrucciones a sus jugadores en El Requexón.
Anquela, enérgico, da instrucciones a sus jugadores en El Requexón. / ELOY ALONSO

«El equipo lleva dos años ahí, le falta un empujoncito nada más, a ver si este tenemos la fortuna de dar ese pasito», señala Anquela

IVÁN ÁLVAREZ OVIEDO.

Ocho temporadas en los banquillos de Segunda División otorgan a Anquela un exhaustivo conocimiento de la categoría. Un amplio bagaje repleto de batallas victoriosas y heridas de guerra que dejan en un mero rasguño el zarpazo que le propinó el Rayo Vallecano en su estreno oficial como entrenador del Real Oviedo el pasado domingo en el Carlos Tartiere, escenario de un choque que el técnico jienense confía en que no haya dejado cicatriz a su nuevo proyecto.

«Somos un buen equipo que ha empezado la Liga con problemas, porque hemos perdido en casa y eso son problemas, pero hay que estar preparado para todo, saber sufrir y cuando vengan momentos malos juntarnos», esgrime el preparador andaluz, que no regatea la autocrítica al recordar que ante el conjunto vallecano cometieron «muchos errores y el rival nos castigó en buena lid». Un peaje que, a su juicio, forma parte de las emboscadas inherentes a la Segunda División, con la que sus jugadores deben saber convivir para salir indemnes de reveses como el sufrido en la puesta en escena del campeonato.

«El futbolista tiene que estar preparado para lo que es esta categoría y el que no esté preparado para sufrir y no sepa encajar los golpes que te da el fútbol lo tiene mal», alerta el andaluz, con un discurso en el que aparece con elevada frecuencia el verbo sufrir. El inquilino del banquillo oviedista expresa la necesidad de que sus jugadores se acostumbren a mostrar esa capacidad agonística «hasta el último segundo» para elevar un peldaño más el listón de los resultados cosechados en las últimas temporadas.

Más noticias

«Tenemos que adaptarnos y creo que eso el equipo lo tiene. Lleva dos años ahí, que le falta un empujoncito nada más y a ver si este tenemos la fortuna de dar ese pasito más y por lo menos competir como la gente quiere», argumenta consciente de que los azules cuentan con un plus importante en la grada. «El domingo pasado viví una experiencia maravillosa. Perdimos, pero me fui a casa y me dije: 'madre mía, cómo aprietan, cómo ayudaron a su equipo'. Eso es muy bonito y no hay que perderlo jamás», expone con admiración Anquela, que señala que esa exigencia de la grada obligará a dar el máximo a cada jugador ya que, de lo contrario, se destaparán pronto sus debilidades.

«Cambiar lo menos posible»

El técnico azul, que subraya que no van a negociar ni un ápice de esfuerzo, desliza que no planteará una revolución en la alineación que pondrá en liza en Almería respecto a la elegida para el estreno liguero. «Siempre hay alguna posibilidad y estamos pensando en algo, pero vamos a cambiar lo menos posible. Tenemos que adaptarnos a lo que hay», que no confirma si va a repetir con Linares y Toché juntos en la parcela ofensiva tras desvelar que meditó hasta el último momento dar la titularidad a Edu Cortina ante el Rayo Vallecano.

«Le faltó muy poco para jugar de inicio», desvela el jienense, que considera al joven centrocampista ovetense y a Viti como «dos miembros más de la primera plantilla». «Estoy muy contento de su rendimiento, de su trabajo diario y de lo que han hecho en cada partido», señala sin obviar que la puerta de regreso al filial estará abierta para ellos si se decide por otras opciones para confeccionar la convocatoria.

«A estas edades lo que hay que hacer es jugar. En Tercera División es un buen sitio, en un buen equipo como es el Vetusta. Si no vienen aquí no se acaba el mundo», señala Anquela sobre la participación de ambos canteranos, que estuvieron presentes en una convocatoria para el duelo ante el Rayo Vallecano que no integraron ni Mariga ni Pucko. El técnico dejó entrever ayer que los méritos realizados por Viti durante la pretemporada dejaron sin hueco al extremo esloveno, mientras que instó a ser pacientes con el pivote keniata.

«Lleva no sé cuántos meses sin jugar y no voy a echarlo a los leones», expuso con una argumentación que acompañó con un chascarrillo sobre la vistosidad que podrían tener sus errores y la dificultad de disimularlos. Anquela, que recordó que «esto es muy largo» cree que todos los integrantes de su actual plantilla tendrán su momento y se refirió en términos similares a los de su explicación sobre el centrocampista africano con la integración de Hidi, que disputó los minutos finales el pasado domingo con sensaciones positivas.

«Puedes correr veinte maratones, pero vas a jugar al fútbol y a las dos carreras estás medio tieso. Esto requiere un período de adaptación y creo que si te lo saltas sería malo para todos», explicó Anquela, que recordó que «cada partido es una final en Segunda». Una categoría en la que, alerta, «el que no sepa los terrenos que pisa lo pasa mal».

Síguenos en:

Fotos

Vídeos