«Hay que estar tranquilos y no hacer cuentas»

«Hay que estar tranquilos y no hacer cuentas»
Anquela charla con el fisio, Diego Suárez, durante la sesión de trabajo del equipo en El Requexón. / ELOY ALONSO

El técnico azul destaca la igualdad del campeonato y la necesidad de mantener la intensidad hasta el último partido

R. J. GARCÍA OVIEDO.

La tranquilidad en este tramo de campeonato, saber que el objetivo solo se logra al final y no mirar a la clasificación, son algunas de las claves que Juan Antonio Anquela apunta para lograr el reto marcado de estar en el 'play off'. El técnico insistió ayer en las mismas recetas de todo el año como «estar tranquilo y no hacer cuentas», ya que considera que falta mucha competición y puede pasar de todo «es muy largo, no sabes que va a pasar, no mirar lo que hace uno y lo que hace otro. Tú tienes que hacer tu trabajo lo mejor posible y creer en lo que estás haciendo».

En este aspecto destaca la importancia de tener confianza. «El equipo que crea y se conciencie para estar arriba lo va a conseguir, el fútbol en Segunda regala poco y las claves para el éxito son las que hemos recalcado aquí todo el año», explicó el jienense.

Las cábalas a estas alturas son malas consejeras, advierte el entrenador azul, que recuerda que los candidatos son muchos y todavía habrá sorpresas: «Después de este partido quedan muchos más, aquí no hay nadie eliminado, hace unas semanas estábamos eliminados nosotros».

El técnico insistió ayer en que el equipo que sea consciente de que se puede lograr el objetivo al final y esa es una de las claves: «El que crea que va a conseguir su objetivo en el último minuto lo conseguirá. Esto da muchas vueltas, quedan seis partidos, 18 puntos». Por lo que no descarta a ninguno de los rivales que están en la zona alta. «No hay cuentas. Ha habido equipos que hace cuatro días no estaban y ahora están, llegar ahí es importante pero lo difícil es mantenerse, eso solo lo logra el que cree y no mira a otro lado que no sea el suyo».

Más Real Oviedo

Otro de los aspectos que deja claro el entrenador es que «sin sufrir no hay nada» y recuerda como ante el Nástic «ganamos sufriendo, no te regala nada el rival y aprieta, va a ser todo así». Por lo que pide a los suyos que estén al cien por cien, ya que si no eres capaz de hacerlo «ni empatas, ya no es que no ganes, es que ni empatas» y se basa en la igualdad que hace de la Segunda «la categoría más bonita del fútbol de muchos países».

Lo que reconoce el entrenador es que el margen de error es cada vez más pequeño y que el objetivo de hoy es «dar un pasito adelante». Algo para lo que cree que están preparados porque el equipo «está compitiendo, independientemente de los resultados, que están en el filo de la navaja y unas veces caen de un lado y otras de otro».

La idea del entrenador es jugar lo mejor posible y esperar a que la suerte y el acierto les lleven a un triunfo, para lo que pide a los suyos estar «tranquilos, no desesperar y pelear cada balón como si fuera el último del campeonato».

Para esta tarde, como siempre considera clave salir enchufados al partido para no tener que ir a remolque del rival. Además, no sabe el Valladolid que se encontrará, pero lo que más le preocupa es «es el Oviedo, a ver qué actitud salimos y como afrontamos esto, ver si estamos realmente preparados para aguantar este envite». Además, destacó que el conjunto pucelano no es solo el delantero Mata.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos