Real Oviedo | Fabbrini se ejercita en solitario bajo las directrices del readaptador Nacho Gonzalo

Fabbrini, durante un entrenamiento.
Fabbrini, durante un entrenamiento.

El italiano trabajó al margen de sus compañeros en una sesión que supuso el regreso al grupo de Christian Fernández

Iván Álvarez
IVÁN ÁLVAREZ

Bajo la lluvia, a escasos metros de sus compañeros y apurando los márgenes del campo número 5 de El Requexón, Fabbrini volvió al trabajo bajo las órdenes del readaptador Nacho Gonzalo. El mediapunta italiano trabajó en solitario y continúa su cuenta atrás para ampliar su bagaje competitivo como oviedista, cifrado ahora en los tres minutos del tiempo añadido del triunfo en el derbi, que puso fin a una larga espera propiciada por la rotura en el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda sufrida a finales del pasado mes de julio.

Superada esa grave lesión, unas molestias en esa articulación tras un golpe mientras realizaba un ejercicio con el grupo el pasado miércoles le hicieron caerse de la convocatoria para viajar a Cádiz, obligándole a una nueva pausa. Ausente en la sesión del lunes, el atacante cedido por el Birmingham regresó ayer al trabajo en las instalaciones oviedistas con ímpetu para continuar con su puesta a punto en el plano físico, al margen de sus compañeros de vestuario.

Más Real Oviedo

El único momento al que pudo dar rienda a su anhelo de volver a tener contacto con el esférico se produjo en su trayecto hacia los vestuarios, cuando ofreció una prueba de su habilidosa conducción en carrera que acompañó con un disparo a portería. Una pequeña muestra que expresa su gusto por un estilo de juego fresco y alegre, rápidamente frenada por el readaptador para que dejase el césped tras completar la sesión a sus órdenes.

La otra nota positiva referente a la enfermería la protagonizó Viti, que refrendó que continúa dando pasos en la buena dirección para regresar a la competición y ayer completó junto a sus compañeros la mayor parte de una sesión que supuso el regreso al grupo de Christian Fernández. El defensor cántabro, que el lunes estuvo en la clínica para ser tratado de unas molestias, trabajó con normalidad hasta el último tramo del entrenamiento a las órdenes de Anquela, que comenzó a preparar el encuentro de este sábado contra el Albacete con su habitual ejercicio para pulir los automatismos de su equipo con matices respecto a su próximo rival tanto en el plano ofensivo y en el defensivo.

Salvo que prospere el recurso presentado por el club azul ante la cartulina roja vista por David Rocha en el Ramón de Carranza, el técnico azul deberá encontrar un sustituto para el centrocampista cacereño. Ayer probó con Hidi como acompañante de Ramón Folch, aunque en el ejercicio mezcló titulares habituales con suplentes.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos