Real Oviedo

Los fallos atrás lastran al remozado Real Oviedo

Juan Carlos recibió tres goles en el primer encuentro liguero de la temporada.
Juan Carlos recibió tres goles en el primer encuentro liguero de la temporada. / ELOY ALONSO

Los de Anquela, sólidos defensivamente en pretemporada, recibieron tres goles en el estreno liguero

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El Real Oviedo que el pasado domingo debutó en la Liga no se pareció en nada al de la pretemporada. La prueba más evidente de ello es que los azules encajaron ante el Rayo Vallecano tres goles, mientras que, en los nueve encuentros de preparación, recibieron cinco. También hubo un cambio positivo, puesto que los de Anquela tenían dificultades para crear oportunidades y perforar la meta rival, pero el domingo hicieron dos goles y dispusieron de varias ocasiones más, como un disparo de Linares al larguero.

La explicación que dio el técnico a ese cambio fue, como suele ocurrir con el jienense, muy clara y contundente. «La pretemporada es una auténtica mentira», señaló, antes de añadir que «lo que vale es hoy -por el partido del domingo-».

Más noticias

En los nueve encuentros de preparación, los azules recibieron únicamente cinco goles, tres en acciones a balón parado y dos en errores defensivos en Miranda de Ebro. El primer tanto encajado fue en el amistoso ante el Vetusta, en un lanzamiento de falta directo; el segundo, ante la Ponferradina de la misma forma, mientras que el tercero llegó ante el Eibar desde el punto de penalti. En el único encuentro en que recibió más de un gol fue frente al Mirandés, con claros errores atrás.

La solidez defensiva es una de las características en los equipos de Anquela a lo largo de su trayectoria y todo apunta a que en el Real Oviedo será igual. Si no cabe sacar demasiadas conclusiones de la pretemporada, tampoco se puede hacer de un único encuentro disputado hasta el momento.

Además, el equipo volvió a encajar el pasado domingo su primer tanto en una acción de estrategia. En esta ocasión, una falta lateral rematada por Amaya. Ese tipo de jugadas ocupan una parte importante en el trabajo del técnico en los entrenamientos, tanto en el aspecto defensivo como en el ofensivo, pero el domingo la balanza se inclinó del lado de los madrileños.

El trabajo defensivo del equipo azul está diseñado para ser coral y afectar a todos los componentes del equipo. Los azules presionan desde arriba la salida del rival y tienen como primer reto recuperar pronto el balón. El domingo el equipo lo hizo en buena parte del encuentro, pero no estuvo acertado en el área, donde dio más facilidades de las previstas.

Anquela no quiso poner paños calientes a la actuación de los suyos y reconoció que «si te meten tres goles es evidente que defensivamente el equipo no ha estado bien porque creo que no ha habido más ocasiones de gol». «No hemos defendido como deberíamos», apuntó. En resumen, el técnico aseguró que el equipo «no ha estado lo equilibrado y fuerte», añadió.

Los jugadores también asumen esos errores y el protagonista del partido, Saúl Berjón, que marcó los dos goles del equipo, resumió los problemas defensivos señalando que «el Rayo Vallecano tuvo cuatro ocasiones y metió tres, una efectividad muy alta». Pese a ello, sabe que por su parte tienen que «mejorar todos defensivamente porque no es cosa solo de los defensas».

«Ser fuertes»

Un aspecto que el ovetense considera que tienen que mejorar es en «no permitir que no nos metan goles a balón parado». «Tenemos que ser muy fuertes», proclamó el jugador.

Otro de los jugadores azules, el zaguero Diegui Johannesson, tras asegurar que habían merecido un mejor resultado, admitió que «es verdad que concedimos algo atrás, aunque ellos tuvieron tres ocasiones y las metieron». En la vuelta a los entrenamientos hoy, es más que probable que el técnico haga especial hincapié en los errores cometidos y a lo largo de la semana dedique buena parte del trabajo táctico a tratar de evitar que vuelvan a llegar goles como los del pasado domingo.

Fotos

Vídeos