Fiebre oviedista en San Mateo

Linares firma autógrafos a los más pequeños. / PABLO LORENZANA

La presencia de seis jugadores de la plantilla azul abarrotó el chiringuito de la Aparo a última hora de la tarde

I. Á. OVIEDO.

En un gesto que expresó la unión latente entre los jugadores y la afición, media docena de jugadores de la plantilla del Real Oviedo se acercó ayer al chiringuito de la Aparo. La fiebre azul se apoderó de las fiestas de San Mateo y el punto de reunión entre los seguidores del conjunto carbayón durante una semana especial para la capital del Principado elevó notablemente su afluencia a última hora de la tarde.

Los capitanes Linares y David Rocha, Saúl Berjón, Viti, Alfonso Herrero y Carlos Hernández compusieron la representación de la plantilla dirigida por Anquela, que ha contribuido a fortalecer el vínculo entre la grada y el césped en el Carlos Tartiere con su buen arranque de temporada al frente del conjunto azul. Los seis jugadores se dieron un baño de masas en una jornada especial, en la que se sirvió chocolate con churros para los seguidores más jóvenes.

Entre cánticos de apoyo al conjunto azul, durante más de una hora atendieron las peticiones para fotografiarse con sus seguidores y regalarles sus autógrafos mientras los periodistas que cubren la actualidad del conjunto carbayón ejercían de camareros para la ocasión. Un rosario de manos alzaban sus teléfonos móviles para inmortalizar un momento que sirvió para recién llegados como Carlos Hernández para palpar todavía más la dimensión de la afición oviedista, que ofreció lo mejor de sus gargantas cuando entonó el himno de su querido club.

Fotos

Vídeos