El fútbol son detalles

JON CARRERA
JON CARRERA

No por tópico deja de ser cierto (muy habitual en este mundillo) y es que el fútbol (y los resultados) muchas veces son detalles. Aarón mete la pierna para proteger e Ignasi Miquel llega tarde, es posible que no lo suficiente (o sí), pero penalty, aunque sea porque se veía venir...

El gol de Saúl Berjón acabó por transformarlo todo, porque el Real Oviedo durante gran parte del partido fue peor que el Lugo, con el sistema inicial y con el sistema final, peor con balón y peor sin balón. Pero solo hasta el 1-1.

A partir de ahí, Mossa y Diegui empezaron a ser uno más en ataque y no en defensa (que también), Forlín se agigantó como central todo lo que el centro del campo le había consumido. Aarón por fin tradujo en «cosas» su constante aportación (¡como las necesitamos!) Saúl continúa en modo ‘Lebron James’ (y sin ser ‘play off’) y Linares desempolvó por fin la muñequera negra, aquella que lleva el delantero enrachado con el que quiere reencontrarse.

Se ganó al líder, se remontó al líder y se respira a costa del líder. Respira el equipo y respira a Juan Antonio Anquela, que vive en permanente sufrimiento cada partido, aún no disfruta con su equipo, aún no lo siente suyo.

Porque sabe que casi nunca vas a ganar encajando dos goles, como ocurrió ayer, y sabe que no siempre será el de azul el listo. Son ya muchos años en los banquillos como para dejar puntos y resultados al azar o a los detalles.

Fotos

Vídeos