La guardia pretoriana de Anquela

Héctor Verdés salta durante el calentamiento. / ELOY ALONSO

El jienense construyó su entramado defensivo desde la segunda jornada y guarda entre algodones a Verdés, presente de principio a fin en todos los duelos ligueros

I. ÁLVAREZ OVIEDO.

«Hay que defender Rocha, defender como lobos», gritó enérgico Anquela durante uno de los partidillos en espacios reducidos que diseñó para preparar el choque en Albacete. El técnico jienense, que moldea al centrocampista cacereño para elevar sus responsabilidades a la hora de aportar equilibrio sin balón a su equipo, subrayó desde su primera semana en El Requexón la importancia capital de construir un equipo sólido y en el arranque liguero comienza a afianzar los pilares sobre los que obstaculizar el camino del adversario hacia su portería.

En la pretemporada afinó el proceso de selección y los desajustes en el estreno liguero ante el Rayo terminaron de definir la criba para que Anquela eligiese a su guardia pretoriana, compuesta por media docena de jugadores que se adueñan de un papel protagonista en el entramado defensivo azul para la presente temporada. Cotugno, Héctor Verdés, Carlos Hernández, Christian Fernández, David Rocha y Ramón Folch forman el hexágono defensivo que el técnico jienense ha diseñado para cortocircuitar la fluidez de sus adversarios.

Todos superan los 350 minutos en el primer octavo del campeonato liguero y llevan a cabo la partitura interpretada de forma coral que les encomienda cada fin de semana su entrenador, cada vez más afinada. Apenas dos goles recibidos en los últimos cuatro encuentros ligueros ilustran esos progresos, que les han permitido echar el cerrojo a la meta defendida por Juan Carlos ante la amenaza del Reus y el Cádiz en sus visitas al Carlos Tartiere.

El andaluz, con una dilatada trayectoria en la categoría, es plenamente consciente de los réditos que otorga finalizar los partidos imbatido y comienza a cincelar su equipo para esculpir una fortificación sin grietas en torno a la meta azul. Sustenta su columna central Héctor Verdés, que ha estado sobre el césped en todos los minutos ligueros disputados hasta la fecha y trabaja esta semana con cautela para que los problemas físicos que mermaron su participación el pasado curso no le impidan formar en el eje de la zaga en Albacete junto a Carlos Hernández, que tras contemplar desde el banquillo la primera jornada le ha ganado el pulso a Valentini desde Almería.

Por los laterales aprietan las filas Cotugno y Christian Fernández, que se han afianzado en los costados de la retaguardia y han permitido a su entrenador emplear a laterales como Diegui Johannesson y Mossa en zonas del terreno de juego más adelantadas. La parcela ancha la custodian Ramón Folch y David Rocha, que se complementan en el doble pivote ante la lesión de Hidi para salvaguardar la estratagema de Anquela.

Fotos

Vídeos