El Huesca se juega en el Tartiere ser campeón

El Huesca se juega en el Tartiere ser campeón
Instante en el que Aarón Ñíguez anota el gol que supuso el empate ante el Huesca. / E. C.

Rubí destaca la importancia que tendría para el club oscense lograr el título de Segunda para redondear el año

R. J . G. OVIEDO.

El Huesca llega mañana al Carlos Tartiere con el objetivo primordial en el bolsillo, el ascenso. Sin embargo, si se juega algo importante en el encuentro ante los azules, ser campeón de Segunda esta temporada.

Los ovetenses necesitan la victoria para mantener sus mínimas aspiraciones de entrar en el 'play off' pero el técnico del Huesca, Rubí, insistió ayer en que tienen un objetivo muy importante para ellos que es ser campeones, algo que dijo «me hace muchísima ilusión, porque ser campeón de algo es muy difícil».

El Huesca se estrenará la próxima temporada en la máxima categoría del fútbol español, tras una gran campaña en la que siempre estuvo en la zona alta de la clasificación, pese a partir con un presupuesto bastante más bajo que el de la mayoría de rivales.

Entre las claves para que el equipo aragonés lograra ese gran rendimiento estuvo mantener el bloque que la campaña anterior había logrado con Anquela entrar en el 'play off' de ascenso. A ello se sumó el acierto de la incorporación de algunos jugadores, en el especial el delantero colombiano Cucho Hernández, que a sus 19 años ha logrado marcar 16 goles y ser una de las revelaciones del torneo. Los mismos tantos ha marcado otra de las piezas claves del equipo, Gonzalo Melero, al que Rubí adelantó su posición en el campo y ha logrado que, con 23 años, fuera otro de los jugadores que destacaron en esta temporada.

Pulido, Aguilera o Jair, fueron otros de los imprescindibles para Rubí a lo largo de la temporada en el conjunto oscense.

El técnico catalán se sentará por última vez en el banquillo del conjunto oscense, tras anunciar esta semana su salida del club y confirmar la entidad que Leo Franco será el entrenador del equipo para la próxima temporada, lo que también hace que quiera una victoria para despedirse con buen sabor de boca.

Las necesidades de los ovetenses son conocidas por Rubí que por eso espera un partido «bastante difícil», en el que los de Anquela sabe que «van a pelear hasta el último momento las opciones que tiene de meterse en la promoción y, como es normal, querrá acabar en su casa ofreciendo una victoria a su público». Además, considera a los azules como un equipo «muy duro y complicado, muy difícil de hacerle ocasiones de gol».

Lo que no ocultó el entrenador es que esta semana ha sido diferente para el equipo y muchos de los jugadores por las circunstancias que rodean al equipo tras el ascenso y por ello dijo que tras los dos primeros entrenamientos hoy (por ayer) «nos meteremos de manera más profunda en el planteamiento del partido» y reconoce que «cuesta un poquito más porque es final de temporada, me consta que hay reuniones con jugadores si van a seguir o no y manejar todo esto antes de un partido no es nada fácil». En cualquier caso cree que los suyos en Oviedo van a «competir al máximo de nuestras posibilidades». Pero insistió en que quiere ser campeón para lo que les queda «una bala, una oportunidad, y hay que intentarlo», porque lograrlo «es muy bonito que el año que viene venga la Liga de Fútbol y traiga aquí la copa de campeones. Hay que ser conscientes de que podemos vivir ese momento, y aunque no estaré me sentiré muy partícipe, y hay que pelearlo», comentó el entrenador que podría ser anunciado en días como técnico del Espanyol.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos