Real Oviedo

Punto de oro ante el líder (Huesca 1-1 Real Oviedo)

Punto de oro ante el líder (Huesca 1-1 Real Oviedo)
Carlos Pascual

El Real Oviedo, que desaprovechó un penalti, arranca un valioso empate en Huesca | Un error de Alfonso permitió adelantarse a los locales y Aarón empató tras una brillante jugada

Ramón Julio García
RAMÓN JULIO GARCÍAOviedo

Anquela repitió la alineación de la última jornada, incluida la presencia de Rocha en el once inicial, pese al proceso gripal que no le permitió entrenar hasta el pasada jueves.

El líder, cuyo entrenador presume de que su equipo juega mejor de lo que lo hacía el pasado año el de Anquela, no lo demostró en el inicio del encuentro. Los ovetenses salieron al partido mandando y teniendo más posesión de balón, mientras que los locales se defendían y hacían un juego más directo, el que se esperaba de los ovetenses.

Los de Anquela mandaban en el centro del campo, presionaban bien la salida de balón de los oscenses y merodeaban el área de Remiro con mucho más frecuencia de la que lo hacían los locales con la meta de Alfonso.

El principal argumento ofensivo de los ovetenses eran las incorporaciones de Diegui Johanneson por la derecha. El internacional islandés entraba como cuchillo en mantequilla por el costado izquierdo de la zaga del conjunto de Rubí y era una pesadilla para Rulo, al que superaba una y otra vez.

La primera ocasión del encuentro fue para los ovetenes y llegó de una acción de Diegui Johannesson, que recorrió toda la banda y puso el balón al centro, donde Rocha lo intentó desde la frontal, pero su disparo salió desviado.

1 Huesca

Remiro; Alexander, Pulido, Jair, Rulo; Aguilera, Luso Camacho, min.80); Gallar (Cucho, min.66), Sastre, Ferreiro; y Chimy Ávila (Rescaldani, min.83).

1 Real Oviedo

Alfonso; Carlos Hernández, Forlín, Christian Fernández; Diegui Johannesson, Folch, Rocha (Hidi, min.75), Mossa; Aarón Ñíguez, Linares (Toché, min.86) y Saúl Berjón (Mariga, min.90+1).

goles
: 1-0, min. 30: Gallar; 1-1, min. 70: Aarón Ñíguez,
árbitro
: Moreno Aragón, del Comité andaluz, mostró tarjetas amarilla a Sastre, por los locales y a los visitantes Forlín, Christian Fernández, Carlos Hernández.
incidencias
Tarde fría en El Alcoráz, que no se llenó y en cuyas gradas había dos centenares de seguidores azu les.

La réplica del conjunto local llegó en un disparo de Ferreiro que se fue por encima del larguero de la meta de Alfonso, que hasta ese momento era un espectador más.

El mejor juego de los ovetenses tuvo como resultado que una internada de Aarón Ñíguez en el área la cortó Luso derribándole por detrás, ante lo que el colegiado del encuentro, Moreno Aragón, no dudó en señalar penalti. Sin embargo, está claro que las penas máximas no son una ventaja para los carbayones esta temporada. El lanzamiento de Linares lo adivinó Remiro, que despejó el balón para mantener las tablas en el marcador y evitar que los azules se adelantaran en el marcador, algo que estaban mereciendo.

Los azules, que estaban siendo mejores y tenían el partido donde querían, también recibieron un par de tarjetas amarillas rigurosas, para Forlín y Christian Fernández, lo que les condiconaba.

Más Real Oviedo

El error en el lanzamiento de penalti desconcertó unos minutos a los ovetenses, pero pronto se rehicieron y volvieron a llevar al inicitiva en el juego, teniendo controlado el centro del campo y sin apenas conceder ocasiones al rival.

La fortuna no estaba del lado de los de Anquela y así fue como llegó un gol poco merecido para el Huesca. El portero Alfonso se dispuso a sacar de portería, sin percatarse que tras él estaba Gallar, que cuando el meta echó a rodar el balón para golpear en el saque se le coló por la espalda y le arrebató el balón para mandarlo al fondo de la red.

Era un castigo demasiado duro para un Real Oviedo que había hecho méritos para ir por delante en el marcador, pero se veía en la obligación de remontar en el campo de un líder que agradeció los regalos para irse al descanso con ventaja. Aunque poco antes del descanso lo intentó David Rocha con un disparo desde la frontal que se fue por encima del larguero de la portería de Remiro.

La vuelta de los vestuarios devolvió a un Huesca más asentado, tras haber aprovechado los regalos de los oviedistas, mientras que los de Anquela buscaban, con alguna precipitación, un empate que como mal menor habían merecido en el primer acto del encuentro. Sin embargo, las prisas no eran buenas y al tratar de llegar antes al área rival el equipo se perdía en balones largos a Linares, siempre con ventaja para la zaga local.

El partido transitaba por el centro del campo, de error en error, sin que ninguno de los dos equipos fuera capaz de crear situaciones de peligro ante la portería contraria. Salvo algunos balones colgados sobre las áreas, en las que no acababa de aparecer un rematador por ninguno de los dos bandos.

Rubí tenía una bala en la recámara, el colombiano Cucho, que no fue titular y la uso a los 66 minutos, cuando el colombiano sustituyó al goleador Gallar.

Los que como dice Anquela siempre salen en la foto de los goles, lo volvieron a hacer. Saúl Berjón sirvió para Aarón Ñíguez en el borde del área y el ilicitano hizo el resto. Se internó en el área, recortó a un defensa y cruzó a donde Remiro no pudo llegar, para hacer el empate en el marcador.

El encuentro entró entonces en una fase de descontrol, con dos equipos que se debatían entre guardar el punto o ir a por los tres. La consecuencia fue más tensión que juego y muchas imprecisiones por parte de los dos equipos, que ya recurrían una y otra vez a los balones al área para tratar de encontrar una oportunidad como fuera.

En el tramo final apretó el Huesca pero el Oviedo, muy ordenado, fue capaz de aguantar las embestidas aragonesas y arrancar un valioso empate del Alcoraz.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos