Real Oviedo

Real Oviedo | La igualdad preside la Segunda

Toché pelea por un balón con el portero rival en el encuentro del pasado fin de semana ante el Córdoba./P. LORENZANA
Toché pelea por un balón con el portero rival en el encuentro del pasado fin de semana ante el Córdoba. / P. LORENZANA

Los azules llevan dos puntos menos que hace un año en una clasificación más apretada | Las diferencias en la tabla entre los aspirantes son mínimas y el pasado año con las mismas jornadas Tenerife y Cádiz, que jugaron el 'play off', estaban en descenso

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El primer cuarto de competición en Segunda ya se ha cumplido y una vez más se vuelve a demostrar lo igualado de una competición que, además, se considera especialmente larga por las 42 jornadas que lo componen a los que hay que añadir las eliminatorias para el ascenso.

Las pocas cosas que están quedando claras hasta ahora es que no hay ningún equipo que pueda llevar un curso tan inmaculado como el Levante de la pasada temporada. El cuadro de Orriols, tras once jornadas, ya tenía nueve puntos de ventaja sobre el ascenso directo y al final de temporada logró dieciséis.

En el caso del Real Oviedo, a estas alturas de curso, tiene dos puntos menos que el pasado cuando ocupaba la sexta plaza, la última que da derecho a entrar en el 'play off', con un punto de ventaja sobre cuatro perseguidores.

Más noticias

El conjunto oviedista está ahora a cinco puntos del 'play off' y con una ventaja sobre los puestos de descenso de tres, mientras que el pasado año ya tenía cinco sobre el décimonoveno clasificado, que era el Cádiz, un equipo que finalmente acabó peleando por el ascenso.

Precisamente el conjunto gaditano es el ejemplo de lo poco significativa que es la clasificación a estas alturas de temporada y demuestra que la competición, como siempre recordaba Luis Aragonés, se decidía en las diez últimas jornadas del campeonato. De hecho, ninguno de los equipos que la pasada temporada, después de once jonadas, ocupaba plazas de descenso (Cádiz, Almería, Alcorcón y Nástic) perdió la categoría al final. Por el contrario, el Mirandés y el Elche, que eran quinto y séptimo respectivamente, con quince puntos, acabaron cayendo a Segunda B.

El ejemplo de lo contrario fue el Tenerife, que estaba empatado con el Cádiz en la décimoctava posición y acabó cuarto. También remontaron los otros dos conjuntos que este año están en Primera División, el Getafe y el Girona. Los dos equipos sumaban los mismos 14 puntos que este año tiene el conjunto ovetense, siendo los catalanes décimoprimeros y los madrileños décimoterceros.

Lo que demuestra la comparación con lo sucedido la pasada temporada es que, a estas alturas de la competición, lo más importante es sentar las bases de un equipo que pueda ir creciendo a lo largo de la campaña.

En el caso del Real Oviedo, salvo el mal encuentro ante el Granada, las sensaciones el equipo fueron buenas y en todos los partidos dio la cara y tuvo opciones de llevarse el triunfo. En el seno del conjunto azul las esperanzas están puestas en que el equipo tenga margen de mejora y, a medida que se vayan recuperando efectivos entre los lesionados, Anquela pueda armar un equipo que compita hasta el final y crezca en todos los aspectos. La enfermería azul se va vaciando y aunque a lo largo del campeonato seguirá habiendo ausencias por lesión o sanción, se espera que no vuelvan a ser como ocurrió en jornadas precedentes, cuando hubo hasta siete los jugadores ausentes.

La comparativa de los números de los carbayones entre la pasada y presente temporada reflejan un aspecto fundamental en el que el equipo debe mejorar: el plano defensivo. A estas alturas del curso anterior, los oviedistas habían recibido úncamente seis goles, lo que les convertía en el equipo con menos goles recibidos, los mismos que el Reus. En la presente ya han encajado más del doble, trece.

Por el contrario, el equipo presenta una mejoría en el apartado goleador, ya que con quince goles esta temporada suma cuatro más que el pasado ejercicio.

El trabajo defensivo suele ser destacado por técnicos y jugadores como una obra coral, ya que implica a todos los componentes del equipo, comenzando por la delantera, siguiendo por el centro del campo y acabando en la defensa y portería. En Segunda tienen especial influencia las acciones a balón parado en las que los azules han cometido algunos errores de bulto hasta ahora.

En cualquier caso lo que queda claro es que resulta prematuro sacar conclusiones mirando la clasificación a estas alturas y resulta más importante que los equipos vayan asentándose y preparándose para una larga travesía.

Síguenos en:

Fotos

Vídeos