Un inicio con mucha pólvora

Saúl Berjón.
Saúl Berjón. / OPTA

El equipo azul es, con siete tantos, uno de los conjuntos más goleadores de la categoría, con Saúl Berjón y Toché como principales protagonistas

R. J. GARCÍA OVIEDO.

El Real Oviedo de las cuatro primeras jornadas demostró que tiene pólvora. Solo hay tres equipos que hayan marcado más goles que los de Anquela. Además, el gol, por el momento, está muy concentrado, ya que seis de los tantos han sido anotados por Saúl Berjón y Toché, que se los reparten a partes iguales. El otro tanto lo marcó Rocha ante el Reus en un preciso lanzamiento de falta.

En los últimos días del cierre del mercado, el conjunto azul buscó un goleador, que finalmente no llegó, ya que las limitaciones económicas no permitieron encontrar nada que se considerara suficientemente interesante. Ante eso, el equipo afronta la Liga, al menos hasta el mercado de invierno, con Toché y Linares como únicos arietes específicos.

Toché demostró en las dos últimas jornadas que lleva el gol en la sangre. El pasado sábado, en El Molinón, el murciano se reivindicó y, en respuesta a la necesidad de delanteros de la que se había hablado, se refirió tanto a él mismo como a su compañero Linares: «Yo no me había ido, Miguel y yo intentamos olvidarnos de eso». Además, deseó que su compañero se estrene pronto: «Ojalá que vuelva a marcar porque moralmente le viene bien y vamos a necesitar sus goles también».

Tras dos temporadas siendo el máximo goleador del Real Oviedo, que Toché tenga gol es algo de lo que pocos dudan, pero además ahora tiene repartida la responsabilidad con Saúl Berjón, quien ha tenido un inicio de temporada con mucho acierto. A ello hay que sumar la bella factura de uno de sus goles, el primero ante el Reus, que llegó en una certera chilena.

El propio Saúl Berjón comentó durante la pretemporada que se había encontrado especialmente bien. De hecho era la primera pretemporada que realizaba al completo.

En las dos primeras jornadas el extremo ovetense se convirtió en el jugador más desequilibrante del equipo azul y uno de los jugadores claves para Anquela, y por ello es a uno de los que más exige en los entrenamientos.

Además esta temporada está siendo el encargado de ejecutar la mayoría de las acciones a balón parado del equipo, tanto los saques de esquina como los lanzamientos de falta.

La lectura que dejó el partido del pasado sábado en El Molinón es que Saúl está más cómodo en la banda izquierda del centro del campo que en la mediapunta. De hecho, buena parte de los mejores momentos del equipo azul llegaron coincidiendo con su presencia en la banda.

El otro tanto de los oviedistas fue obra del extremeño David Rocha, quien sentenció el encuentro ante el Reus con un magnífico lanzamiento de falta en los minutos finales del partido.

Fotos

Vídeos