Real Oviedo

Real Oviedo | Jornada de reflexión azul

Juan Antonio Anquela, pensativo, observa los ejercicios de sus futbolistas durante la sesión de ayer en El Requexón./ELOY ALONSO
Juan Antonio Anquela, pensativo, observa los ejercicios de sus futbolistas durante la sesión de ayer en El Requexón. / ELOY ALONSO

La sesión, tras dos días de descanso, comenzó con una sesión de vídeo y una charla del técnico con la plantilla

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

La plantilla azul y Juan Antonio Anquela se reencontraron ayer después de algo más de 48 horas para reflexionar sobre lo ocurrido en el encuentro ante el Granada y, en especial, desde que el entrenador criticara públicamente a algunos de sus jugadores por lo sucedido sobre el césped de Los Cármenes.

Las verdaderas consecuencias de lo sucedido el pasado sábado no se conocerán hasta el próximo domingo cuando el equipo dispute el encuentro ante el Córdoba. Será el momento en el que el entrenador facilite la alineación y entonces se verá si hay muchos cambios en el once o si el entrenador considera lo de Granada un simple borrón en la trayectoria del equipo. Hasta ahora, al Oviedo no le estaban acompañando los resultados pero dejó buenas sensaciones en la mayoría de los partidos disputados hasta ahora.

Más noticias

La sesión de ayer comenzó con sesión de vídeo y charla del entrenador. A continuación se realizó una sesión regenerativa en la que no hubo muchas bromas. El técnico se mostró pensativo y apenas participó, ya que al tratarse de trabajo eminentemente físico estuvo dirigido por Marcos Marcén, responsable de esa parcela en el conjunto azul. Anquela paseó por el campo y charló con Dani Mayo, uno de los ayudantes en el primer equipo.

El equipo regresó ayer a los entrenamientos y lo hizo con una sesión de vídeo, que estuvo acompañada por una larga charla del técnico en la que analizó lo sucedido en el último encuentro. El entrenamiento estaba programado para las seis de la tarde, pero los jugadores ya estaban en El Requexón desde media hora antes.

La sesión en el campo comenzó pasadas las seis y cuarto de la tarde, ya que que los jugadores y el cuerpo técnico permanecieron en el vestuario repasando lo sucedido en Granada. Luego, ya sobre el césped del campo número cuatro, hubo una corta charla con los jugadores, antes de comenzar a realizar una serie de circuitos, que se prolongaron una media hora, para realizar después rondos y carreras. El trabajó, de algo menos de una hora, finalizó con estiramientos.

Al término del entrenamiento, el defensa argentino Nahuel Valenti atendió a los medios de comunicación y explicó que antes del entrenamiento estuvieron hablando con el entrenador. Asume el central que hay aspectos del juego que es necesario mejorar. «Estuvimos hablando con el míster, somos realistas con las cosas que hay que mejorar, tenemos que hacer las cosas bien».

Sin embargo, el defensa, que fue titular en Granada no cree que todo se esté haciendo mal y dijo que «también vemos que el equipo siempre lucha hasta el final y no baja los brazos». En este aspecto, Valentini dejó claro que «luchamos hasta el último minuto, tuvimos ocasiones de gol, y la imagen del equipo, pese a la derrota, siempre es de dar el máximo».

En el horizonte del equipo está la idea de reconducir la situación y volver a la senda del triunfo, pero sobre todo, el técnico no parece dispuesto a permitir que se repitan actitudes que no le gustan, como es la falta de actitud y de correr, que fue lo que dijo tras el encuentro del pasado sábado.

Una de las cosas que el entrenador repite desde su llegada a Oviedo es que cuestiones como la intensidad no se negocian y que en cada entrenamiento y cada partido todos deben dar el máximo de sí mismos. Eso incluye a todos los componentes del equipo, ya que Anquela insistió que, en caso de que no haya once jugadores sobre el campo que den lo máximolas opciones de ganar se reducen sensiblemente.

En la sesión de ayer fue la primera toma de contacto y se espera que a lo largo de la semana se vaya viendo sobre los campos de El Requexón al técnico incidir sobre aspectos concretos del juego que no le gustaron el pasado sábado.

Hasta el momento no se había visto al técnico jienense tan enfadado y crítico con los suyos. Al contrario, en varias ocasiones había repetido lo satisfecho que estaba con el compromiso de los jugadores y su buena disposición al trabajo.

En la sesión de ayer estuvieron ausentes los lesionados Fabbrini, Hidi, Viti, Edu Cortina yVerdés. Por el contrario, trabajó con normalidad con el resto de compañeros Fran Varela, que ya parece completamente recuperado de la lesión de rodilla que se produjo en el encuentro amistoso de pretemporada disputado ante el Lugo.

En la fase final del entrenamiento el húngaro Patrick Hidi saltó al terreno de juego y caminó alrededor del campo, por lo que se espera que en unos días comience a incrementar su ritmo de trabajo y podría estar disponible en un mes aproximadamente.

El que sigue sin poder trabajar con los compañeros es Viti, que tuvo una recaida en los problemas musculares que arrastraba y seguirá siendo baja, al igual que Héctor Verdés. También estaba en El Requexón, trabajando en el gimnasio, el centrocampista Edu Cortina, que evoluciona bien de la luxación de hombro que se produjo en el calentamiento del partido de Copa del Rey frente al Numancia.

Los que sí se entrenaron con el primer equipo fueron los jugadores del filial que lo suelen hacer habitualmente, Asier, Prendes y el portero Gorka.

Síguenos en:

Fotos

Vídeos