La maquinaria del Real Oviedo no se detiene

Folch trata de arrebatarle el balón a Linares.
Folch trata de arrebatarle el balón a Linares. / ELOY ALONSO

Los jugadores saborean la victoria del derbi, pero ya piensan en el compromiso ante el Cádiz

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El Real Oviedo todavía saborea la victoria de la pasada jornada ante el eterno rival en el derbi. No obstante, quiere pasar página cuanto antes y pensar en el compromiso del próximo sábado ante el Cádiz, en el que los hombres de Juan Antonio Anquela pelearán por acceder a la segunda posición de la clasificación, una de las dos que conceden el billete directo a la Liga de las estrellas.

A gran parte de los jugadores de la plantilla, muchos de los cuales descubrieron el domingo la esencia de un derbi asturiano, les dura la alegría por el triunfo, pero, al mismo tiempo, son conscientes de que queda aún mucha competición. Uno de ellos es el centrocampista Ramón Folch. El único componente del Real Oviedo que ha disputado todos los minutos hasta ahora, tiene claro que el único camino es mantener la línea que están teniendo en las últimas jornadas.

El catalán explicó, en este sentido, que «es complicado» saber dónde estarán al final del año. «Al principio de la temporada trabajábamos igual y los resultados no acompañaban», hizo hincapié el jugador, antes de advertir que lo que tienen que hacer es «trabajar al máximo siempre para ganar los tres puntos en cada partido». «Ya veremos dónde estamos a final de temporada. Pero ahora solo pensamos solo en el Cádiz», apuntó.

«Tenemos que trabajar al máximo siempre y ya veremos dónde estamos al final de temporada»

Lo que no pueden ocultar los futbolistas es que la satisfacción por el triunfo del domingo es máxima: «El día fue perfecto, el tiempo aguantó y todo salió redondo, sobre todo al conseguir los tres puntos».

Folch, además, reconoció que lo vivido fue más que especial. «Te lo llegas a imaginar, pero luego explicar con palabras todo lo vivido estos días es difícil. Estoy muy contento. Ha sido una gran satisfacción vivirlo», insistió. También apuntó que nunca había vivido algo igual. «Lo que se escucha es brutal. Al final sales al campo y te olvidas un poco de todo. Con el ambiente que había fuera había que evadirse un poco de eso», explicó el centrocampista, que también destacó que «en los buenos momentos la gente te ayuda y en los malos, también y así todo es mas fácil así».

No obstante, Folch hizo hincapié en que para la clasificación no deja de ser un partido más. «Para la gente son más que tres puntos, pero para nosotros eran tres puntos muy importantes y el equipo estuvo muy bien tanto en ataque como en defensa», afirmó el catalán, que tiene claro que lo importante es «seguir progresando».

Más Real Oviedo

Los triunfos y la buena racha responden, a su juicio, al buen trabajo que se está haciendo: «El equipo se encuentra muy cómodo con el sistema de ahora. Entran jugadores con menos minutos y todos se adaptan. Somos una plantilla muy competitiva y estamos haciéndolo bien».

En lo personal, el centrocampista, que lleva ocho jornadas con cuatro tarjetas amarillas al borde de la suspensión, firmó uno de sus mejores partidos. «Me salieron bastante bien las cosas pero yo trabajo todos los días. Me encuentro bien y el equipo está bien, así que estoy contento», dijo.

Sobre cómo le están yendo las cosas, el futbolista explicó que «es difícil cuando vas a un sitio imaginarte cómo irá todo». «Intentas trabajar y estoy contento tanto por la trayectoria del equipo como por la que llevo a título individual. Solo queda seguir trabajando», dijo.

Folch ya piensa en el Cádiz, un rival que «encadenó ocho victorias». «En casa es un equipo muy fuerte que encaja pocos goles y, a partir de hoy, empezamos a trabajar duro para ver qué podemos hacer». Además, destacó que «tenemos que vigilar bien los contraataques porque tiene los jugadores en banda que son quizás los más rápidos de la categoría. Intentaremos minimizar sus contras» explicó el futbolista azul.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos