Mariga y Aarón Ñíguez se reincorporan al trabajo con el grupo en el ensayo ante el filial

El mediocentro keniata formó pareja con Ramón Folch en la medular y el ilicitano ejerció de enganche, por detrás de Toché

I. Á. OVIEDO.

Los problemas físicos dan una tregua a Juan Antonio Anquela, quien salvo contratiempo antes del domingo por la tarde podrá contar con McDonald Mariga y Aarón Ñíguez para el encuentro frente al Nástic. Presentes en la alineación oviedista para reconciliarse con la victoria el pasado domingo en Lugo, el mediocentro keniata y el atacante ilicitano dieron el susto al retirarse antes de tiempo del entrenamiento del pasado martes, pero trabajaron con aparente normalidad durante la sesión de ayer, estructurada en torno al partidillo semanal contra el filial.

Aarón Ñíguez completó la primera mitad del ensayo como enganche en un 4-2-3-1, por detrás de Toché y flanqueado por Mossa y Yeboah de izquierda a derecha. Por detrás de ese cuarteto ofensivo, Anquela puso en liza a un doble pivote formado por David Rocha y Hidi, resguardados por Diegui Johannesson, Carlos Hernández, Héctor Verdés y Varela, con Alfonso Herrero como guardián bajo palos.

El primero en perforar la meta adversario fue Verdés, que batió a Gorka Giralt al recoger un balón rechazado por la madera y empujarlo sin oposición de su marcador al fondo de la portería. Viti y Olmes García, que arrastran sendas lesiones, fueron los únicos ausentes en una sesión en la que tanto Anquela como Javi Rozada, encargado de impulsar al filial hasta la primera posición clasificatoria en Tercera, repartieron los minutos entre sus pupilos aprovechando la profundidad de ambas plantillas. En el caso del Vetusta, estuvo reforzada, como de costumbre, con varios jugadores del primer juvenil, que el pasado fin de semana concluyó su temporada en División de Honor.

En la segunda mitad, Juan Carlos fue el cancerbero de un equipo que al igual que en la primera mitad del ensayo repitió el dibujo táctico que emplearon los oviedistas en Lugo. Cotugno formó en el carril derecho de una zaga con Forlín y Valentini como integrantes del eje y Christian Fernández al mando del flanco izquierdo de la retaguardia.

Mariga, que se descolgó con frecuencia hacia el balcón del área rival y finalizó varias jugadas con disparos desde media distancia, integró la sala de máquinas junto al infatigable Ramón Folch, mientras que Pucko y Saúl Berjón intercambiaron los costados en una zona de tres cuartos en la que Fabbrini se movió por detrás de Linares. El ariete aragonés puso su firma al segundo gol de la primera plantilla, mientras que Steven volvió a mostrar su olfato goleador ante Anquela al cazar un balón suelto dentro del área y enviarlo a la red.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos