Real Oviedo

Real Oviedo | Michu se despide para ser una leyenda

Michu corre con una de las picas durante un entrenamiento de la última campaña. / ELOY ALONSO

El jugador anuncia que deja la práctica del fútbol por la lesión de tobillo que sufre | En una emotiva carta dirigida a su «querido fútbol», el jugador explica que rescinde el contrato con el Real Oviedo y cuelga las botas

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

No por esperada la noticia dejó de causar una enorme tristeza en el oviedismo. El centrocampista Miguel Pérez Cuesta, Michu, anunció ayer, a media mañana, que abandona el fútbol por la lesión de tobillo que le viene atormentando desde el año 2014 y que, al final, le ha ganado la batalla, pero no la guerra, ya que el ovetense se ha hecho con un hueco para siempre en el corazón de la afición azul.

El propio club calificó al jugador de «leyenda», a la vez que colgaba un emotivo vídeo con algunas de las imágenes más significativas de la carrera del jugador. La noticia la comunicó el propio futbolista a través de sus redes sociales con una emotiva carta de despedida del fútbol.

El adiós del atacante, a los 31 años, era un hecho esperado ya que no se había reincorporado a los entrenamientos, pese a tener un año más de contrato, para meditar sobre su futuro y, finalmente, optar por la dolorosa decisión de dejar el fútbol activo. Los dolores en el tobillo derecho le impedían estar al nivel que él mismo se exigía para seguir en el conjunto azul, el equipo de sus amores, al que volvió la pasada temporada tras una carrera exitosa que le llevó incluso a ser convocado por la selección española.

El jugador regresó la pasada temporada al conjunto azul para volver a intentar sentirse futbolista. Explicó entonces que se encontraba en la fase de acostumbrarse a convivir con el dolor. Sin embargo, su rendimiento ya no fue el de antes. Tras la lesión que se produjo en el partido de Zaragoza y una posterior recaída, la situación se hizo insostenible, por lo toma ahora la decisión de abandonar el fútbol mucho antes de lo que le hubiera gustado.

El conjunto oviedista, desde el final de la pasada temporada, aguardaba de que fuera el propio Michu el que decidiera si optaba por seguir intentándolo o colgaba las botas definitivamente, como al final ha sucedido. El club aprovechó ayer la carta del jugador para ponerse a su disposición y «agradecerle profundamente su profesionalidad y demostración constante de respeto, honra y amor a nuestro club». El escueto comunicado de la entidad finalizaba con las siguientes palabras: «Eres leyenda, Michu».

La carta del jugador, dirigida a su «querido fútbol», comienza explicando que los informes médicos sobre su maltrecho tobillo derecho le obligan a decirle «adiós como futbolista profesional». El jugador, no obstante, deja claro que siempre estará unido a este deporte y, además, aprovecha para agradecerle al fútbol «todos los momentos mágicos que me regalaste durante todo este tiempo».

El jugador también hace hincapié en que es todo este tiempo se sintió un privilegiado por «cumplir el sueño de tantos niños que empezamos a flirtear contigo desde pequeñitos». «El sueño de llegar a ser profesional de este deporte», afirma.

Del mismo modo, también se muestra agradecido por el cariño que ha recibido en todos estos años y repasa su carrera, que le llevó a clubes como el Celta de Vigo, Rayo Vallecano, Swansea City, Nápoles y Unión Popular de Langreo.

Más noticias

También hace una mención especial a la experiencia que vivió en la selección española, en la que pudo compartir vestuario, destaca, «con compañeros que eran campeones del mundo». El repaso no es solo de los equipos, sino también de los países, ciudades y gentes que ha tenido la oportunidad de conocer a lo largo de estos años.

Sin embargo, el apartado más especial de la despedida del jugador es para el Real Oviedo, el club en el que se formó y jugó en dos etapas distintas de su carrera. «Todo lo que he podido hacer en el campo, me lo han enseñado en este club», apunta el jugador, que, del mismo modo, agradece a todos los oviedistas del mundo lo que le ayudaron a ser feliz y los ánimos que le dieron en los momentos más importantes de su carrera.

Finalmente, el futbolista explica que se considera un «tipo honrado gracias a la educación que me han dado en mi familia» y que eso le ha llevado siempre a dar todo lo que tenía dentro en todos los clubes. Por ello, concluye pidiendo perdón por si en algún momento sus actuaciones pudieron causar algún disgusto.

La noticia corrió por las redes sociales a lo largo de la mañana y los clubes cuya camiseta defendió e innumerables compañeros le fueron mandando mensajes de cariño y reconocimiento personal y deportivo. Entre los excompañeros, el internacional Iago Aspas, con el que coincidió en el club vigués, fue uno de los que respondió: «Lo que viene siendo un gran jugador pero mejor persona #jugón». El Swansea y el Celta, que escribió «Orgullosos de formar parte de tu historia y tú de la nuestra. #Gracias Michu por tus años de celeste», fueron dos ejemplos de los equipos que tuvieron un recuerdo para el futbolista.

El jugador se ganó el cariño de los aficionados azules en momentos complicados de la historia del club, como en 2003, cuando prefirió seguir en el club en Tercera y, luego, mantenerse en Segunda B, pese a tener ofertas importantes, como del filial del Real Madrid.

También fue muy valorado por los aficionados azules su negativa a fichar por el Sporting en Primera, cuando estaba en el Celta en Segunda División. En aquel momento, el jugador dijo que no aceptaba la oferta gijonesa porque consideraba que no se sentiría feliz.

Después, cada vez que tuvo ocasión, mantuvo una estrecha relación con el conjunto azul. Su aportación en la ampliación de capital del año 2012 fue de las más importantes, además de animar a los aficionados ingleses a participar.

Cada vez que tuvo ocasión acudió al Carlos Tartiere y siempre tuvo una vinculación especial con sus excompañeros, como Cervero, Pelayo, Esteban, con quien también jugó en el Celta, y, en la actualidad, Saúl Berjón, con el que coincidió en las categorías inferiores del conjunto azul.

Su buen papel en el Celta le llevó al Rayo Vallecano a Primera División, en la que marcó 17 goles y dio el paso al Swansea. En su primera temporada en la Premier firmó 18 dianas y fue una de las revelaciones del torneo. Eso le abrió las puertas de la selección española.

La lesión de tobillo, no obstante, le impidió brillar en el Nápoles. Posteriormente se incorporó al Langreo, para llegar la pasada temporada al conjunto azul, en el que ha decidido poner fin a su carrera.

Fotos

Vídeos