Mossa oposita a un puesto fijo en el once

«Esto cambia semana a semana, no voy a dejar de hacer lo que he hecho hasta ahora, que es trabajar para que el míster se fije en mí», indica el valenciano

I. Á. OVIEDO.

Una de las novedades introducidas por Juan Antonio Anquela el pasado domingo para poner fin a la sequía de triunfos fue la inclusión en el carril izquierdo de la zaga de Mossa, que disfrutó de su tercera titularidad en competición liguera y saboreó su primera victoria como oviedista estando los 90 minutos sobre el terreno de juego. Doble premio para el lateral valenciano, que ahora aspira a consolidarse en los planes de su entrenador.

«Esto cambia semana a semana. El fútbol no entiende de lo que hayas hecho el día anterior. Es día a día, es un tópico, pero la realidad es así», señala prudente el lateral, que no alberga dudas sobre su camino para adquriri regularidad competitiva en la etapa oviedista que inauguró este verano. «No voy a dejar de hacer lo que he hecho hasta ahora, que es trabajar para que el míster se fije en mí y me dé la oportunidad de estar en el once. Voy a intentar darle motivos para que no me saque de él», esgrime el exjugador del Nástic, que reconoce que el buen funcionamiento colectivo le ayudó a que no se notase su falta de minutos.

«Por mucho que uno quiera mantener ese ritmo cuando está fuera del equipo, luego la realidad de la competición es otra», reconoce sobre esa complejidad Mossa, que no obvia que el duelo del pasado domingo ante el Córdoba «no fue vistoso de cara al espectador». No obstante, rescata el mérito azul de desarbolar el entramado defensivo que puso en liza en el Carlos Tartiere el cuadro califal.

«Cuando un equipo como el Córdoba se pone por detrás del balón con esa solidaridad a todo el mundo le cuesta hacer gol. Hubo fases buenas, en la primera parte con cero a cero los equipos están muy enteros, trabajan, dejan pocos espacios y la posesión no se traducía en ocasiones, pero estábamos en su campo y cuando estás así tanto tiempo lo normal es que el resultado caiga a su favor», argumenta el zaguero, que confiesa que Anquela le pide que defienda y aporte profundidad aprovechando su precisión en los centros. Regresada a la senda de la victoria, la plantilla del conjunto carbayón pretende enlazar una buena racha de resultados, aunque no es ajena a la complejidad del duelo que les aguarda este domingo. «Cada partido es una guerra y cada campo es un escenario distinto en el que se dan partidos muy disputados. El de Alcorcón va a ser difícil, creo que el Oviedo no tiene muy buenos antecedentes e intentaremos cambiarlo», señala antes de recordar las pecualiridades de Santo Domingo. «No sé por qué se crea un clima un poco distinto allí. Iremos a competir de la forma en la que intentemos estar más cerca de la victoria», apostilla el defensor.

Fotos

Vídeos