Real Oviedo | Mossa se gana el 'Patricio dorado'

Aitor, con el 'Patricio dorado, junto a su hermano Diego. / ÁLEX PIÑA
Aitor, con el 'Patricio dorado, junto a su hermano Diego. / ÁLEX PIÑA

Aitor, un aficionado de cinco años, promete darle su muñeco favorito por sus goles

R. J. GARCÍA OVIEDO.

Sus dos goles ante el Sporting y la victoria del equipo le han dado a Mossa un galardón inesperado. No se trata del 'Balón de Oro' ni la 'Bota de Oro'. Se trata del 'Patricio dorado', un nuevo premio reservado a jugadores del Real Oviedo que desde el pasado domingo concede Aitor, un oviedista de cinco años que el fin de semana vivió su primer derbi regional.

Este tan joven como incondicional seguidor del conjunto ovetense tuvo una idea cuando el valenciano marcó el primer gol y así se lo dijo a su madre, Amelia: «Si gana el Oviedo, le daré a Mossa el 'Patricio dorado'». Las cámaras del programa 'El Día Después', de Movistar, que estaban haciendo un seguimiento de cómo Aitor vivía su primer derbi, captaron el momento y a partir de ahí las redes sociales, en las que el oviedismo es especialmente activo, se encargaron del resto.

Uno de los primeros en responder tras ver las imágenes fue el propio Mossa, que, en su cuenta personal de Twitter, se dirigió a la madre de Aitor: «Pues va a ser que quiero mi 'Patricio dorado'. Díselo a Aitor».

Más Real Oviedo

La verdad es que el valor del trofeo solo es sentimental ya que se trata de una figura de Patricio, el amigo de Bob Esponja, del que Aitor es fan incondicional. En una cadena de hamburgueserías, vino como regalo en el menú infantil de Diego, el hermano de nueve años de Aitor, porque a él no le gustan las hamburguesas. Sin embargo, el muñeco dorado pronto se hizo con un hueco entre sus juguetes favoritos.

A Aitor tampoco le gusta jugar al fútbol, pero eso no impide que el Real Oviedo sea su pasión. Conoce a los jugadores del conjunto ovetense y sus dorsales y uno de sus juegos favoritos es, con un listado de las alineaciones del conjunto azul de la primera vuelta, reproducir con sus muñecos de Playmobil los partidos. Y tiene la afición de retransmitirlos. Y siempre ganan los azules.

El del pasado domingo fue el primer derbi de Aitor y seguro que no fue el partido en que mejor se lo pasó, como explica su madre. «La verdad que le superó un poco el ambiente. Está acostumbrado a partidos más tranquilos», explica Amelia, que asegura que el pequeño «nunca había vivido algo así y estaba un poco agobiado por la situación».

A diferencia de su hermano Diego, que juega en el Vallobín, a Aitor «no le llama el jugar», hace hincapié su madre. Pero no se pierde ni un partido del conjunto azul y conoce tan bien a los jugadores que, cuando Mossa logró el empate, gritó «¡Mossita!».

Familia oviedista

La afición de Aitor al Real Oviedo y su amor a los colores no son una sorpresa. De hecho, solo es una consecuencia de haber nacido en una familia con profundas raíces oviedistas. La prueba de ello es que Amelia y Héctor, sus padres, se conocieron en las gradas del Carlos Tartiere. Ambos son miembros del Grupo Symmachiarii y también ahora lo son sus hijos.

La relación de esta joven pareja ovetense no solo se inició en las gradas del estadio ovetense, ya que una parte del reportaje de su boda tuvo como escenario en Carlos Tartiere, donde ambos posaron vestidos de novios.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos