Mossa da el susto en la parte final de la sesión

Mossa, dolorido, junto al fisioterapeuta Diego Suárez. /  ELOY ALONSO
Mossa, dolorido, junto al fisioterapeuta Diego Suárez. / ELOY ALONSO

Héctor Verdés no se ejercitó con sus compañeros y tendrá que posponer su reaparición en la zaga oviedistaEl lateral, que se retiró dolorido, encara el domingo su vuelta a la que fue su casa deportiva las tres últimas temporadas

I. ÁLVAREZ OVIEDO.

Juan Antonio Anquela se está viendo obligado esta temporada a cruzar los dedos cada día para impedir que la enfermería del Real Oviedo reciba a nuevos inquilinos. En los habituales contactos fruto de ejercicios con balón y los partidillos, el técnico jienense se ha llevado más de un sobresalto como el de ayer en la parte final del entrenamiento.

En los últimos minutos de la sesión, cuando incluso Juan Forlín ya la había concluido, Mossa dio el susto al quedarse tendido el césped. Ayudado a levantarse por el segundo entrenador Juan José Carretero y el fisioterapeuta azul Diego Suárez, encargado de atenderle, con evidentes signos de dolor abandonó el césped para dirigirse hacia los vestuarios antes de tiempo. De la evolución de esa dolencia dependerá su regreso este domingo a Tarragona, donde el lateral valenciano disputó las tres últimas temporadas.

El de este domingo es un encuentro diferente para el lateral izquierdo, que disputó con la camiseta del Nástic 93 duelos oficiales. Con el conjunto catalán celebró el salto de categoría a Segunda, realizado de la mano del Oviedo, campeón de Segunda B en esa temporada. Pieza clave en la consolidación de los tarraconense en la categoría de plata, llegó a luchar por el ascenso a Primera en un 'play off' en el que Osasuna le cerró el paso.

Sus buenas actuaciones le valieron su incorporación al Real Oviedo, obligado a negociar por su incorporación este verano ante la resistencia del Nástic pese a la voluntad del zaguero de jugar en la capital del Principado como finalmente ha logrado. Instalado en la titularidad en las últimas tres jornadas, es una de las piezas claves en el nuevo esquma que Anquela probó frente al Lugo, con una zaga de tres centrales.

Una retaguardia en la que no podrá estar Héctor Verdés, que ayer no se ejercitó con sus compañeros. El central se ha resentido de los problemas musculares que le impidieron estar a disposición de su entrenador en las últimas jornadas y tendrá que esperar para su reaparición en los terrenos de juego.

Más

Fotos

Vídeos